El primer ministro de Francia, Manuel Valls (en la imagen), ha conseguido sacar adelante sus recortes. Recortes de gastos, con congelación de salarios de funcionarios y de pensiones.

Gran escándalo en el país vecino tan celoso de sus condiciones laborales. Valls ha tenido que luchar para sacar adelante su programa de recortes contra los diputados de su propio partido, porque los socialistas más clásicos no parecían estar por la labor.

Pues bien, los recortes pueden ser necesarios pero los recortes en Francia no son los mismos que en España. ¿Por qué Pues porque los pensionistas y asalariados franceses cobran más que los españoles. En concreto, la escala salarial en España viene marcada por un salario mínimo de 1.430 euros, mientras en España está anclado en la mitad: 753 euros por mes. Ojo, hablamos de 753 euros brutos por doce pagas, no por catorce (entonces sería por 645), brutos, no netos y por una jornada de 40 horas semanales.

No es lo mismo recortar de un jamón ibérico que de un salami.

Y miren la que se ha montado en Francia.

En plata: hay que subir el salario mínimo interprofesional en España, uno de los más bajos de Europa.  

Eulogio López

[email protected]