Federico Rava se va a Iberoamérica y Emilio Gayo se viene a España

 

A partir de ahora,  Telefónica se descentraliza: todo el poder para los directores territoriales.

A las 13,00 horas comenzaba la Junta General de Accionistas de Telefónica, el principal grupo empresarial español. Año récord de dividendos y buen resultado de explotación pero con un punto negro: Telefónica de España, que todavía gana dinero pero cada vez menos. Una hora antes de comenzar la Junta, el presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo, informaba al consejo de la compañía de los cambios en el organigrama.

Como ya adelantara Hispanidad, el origen de la reconversión está en la salida de Federico Rava, al frente de la nuclear división de Residencial, que se vuelve a Iberoamérica, tras una gestión marcada por la agresividad en las ofertas comerciales que no ha resultado la mejor para una compañía atada por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y obligada a ceder red a los virtuales.

Rava se vuelve a Iberoamérica y desde Iberoamérica vuelve a España Emilio Gayo, quien junto a Javier Aguilera, como director de estrategia (hasta ahora en grandes clientes), se convertirán en los dos espadas de Ansaldo para la nueva etapa.

Gayo procede de Europraxis, la empresa de Indra que asesora a Telefónica y de la que se marchó un punto cabreado.

Por otra parte, la clave del negocio en el plan estratégico de Ansaldo, que se mantiene en la Presidencia, y al que Alierta ha permitido hacer una reconversión a su medida, es la descentralización de toda la estructura. A partir de ahora, los directores territoriales tendrán todo el poder.

Eulogio López

[email protected]