Algunos países imponen a los inmigrantes normas que luego sus emigrantes no cumplen en España

Un amable lector nos envía un texto, precedido de esta pregunta:

"¿Recuerdan la madre musulmana que protestó en España porque había un Crucifijo en la clase y eso ofendía a su hijo y casi le dan la razón?"

Y a continuación detalla la legislación para extranjeros inmigrantes en un país determinado:  
 
"1.  No habrá programas de lenguas extranjeras en las escuelas.
          
2. Todos los anuncios del gobierno y las elecciones se desarrollaran en lengua nacional.
                      
3. Todas las cuestiones administrativas tendrán lugar en nuestra lengua.
           
4. Los extranjeros no serán una carga para los contribuyentes. No tendrán seguridad social, ni indemnización para comidas, no tendrán asistencia sanitaria, ninguna otra ventaja  pública le será acordada. Cualquier abuso provocará su expulsión.
                    
5. Los extranjeros podrán invertir en este país, pero el importe mínimo tendrá que ser igual a 40.000 veces el salario mínimo.
           
6. Si los extranjeros compran bienes inmuebles, sus posibilidades están limitadas. Ciertos terrenos, en particular bienes inmuebles que tengan acceso al agua corriente, serán reservados para los ciudadanos nacidos aquí.  
 
7. Los extranjeros no pueden protestar en nuestro país. Ningún tipo de manifestación, ninguna utilización de una bandera extranjera, ninguna organización política. Ninguna calumnia dirigida hacia nuestro país, el gobierno y su política. Toda violación conducirá a la expulsión.         
 
8. Si alguien penetra a este país ilegalmente, será acosado sin piedad. Detenido, y retenido hasta que sea expulsado. Todos sus bienes serán confiscados.   
               
Los artículos arriba detallados, son las reglas de inmigración vigente en Arabia Saudita y en Emiratos Árabes Unidos. A ver si aprendemos
", concluye este amable lector.

¿Qué tal si les aplicamos la reciprocidad a estos países?

Andrés Velázquez
[email protected]