• El presidente vendió sus reformas y se llevó el halago de Obama por su "gran liderazgo".
  • El líder del PP cifró la recuperación española en la competitividad: "Tenemos las mejores cifras de competitividad desde que entramos en el euro".
  • Y aseguró: "En 2014 veremos cifras de crecimiento de empleo neto".
  • Rajoy olvidó destacar que fueron españoles los primeros en civilizar el actual territorio de EEUU.  
Ha concluido el viaje del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy (en la imagen), a EEUU. Ayer ya nos referimos a la primera jornada, en la que se reunió con Obama -el cual resaltó su liderazgo- y con la directora del FMI, Christine Lagarde.

Y en el segundo día de visita, Rajoy participó en una mesa redonda con empresarios norteamericanos en la Cámara de Comercio estadounidense a los que expuso la transformación que está experimentando la economía española y sus perspectivas de futuro, informa La Moncloa. En ese discurso del presidente puede resumirse el mensaje que ha querido dejar en EEUU, que no ha sido otra cosa -para eso es político- que vender su gestión en los dos años que lleva en el Gobierno.

Por ejemplo, Rajoy señaló que "tras dos años de intensas reformas, la economía española está ante un cambio de ciclo, iniciando la recuperación y reavivando su atractivo como país receptor de inversiones". Y destacó que el gran cambio estructural que se ha producido en la economía española en esos dos años es "la ganancia de competitividad". Hasta el punto de asegurar que España tiene en la actualidad las mejores cifras de competitividad desde que entró en el euro.

"Ha sido el único país grande de la zona euro que ha aumentado sus exportaciones. La mejora se ha producido en todos los sectores, pero especialmente en bienes de equipo, automóviles y productos intermedios", ha dicho. También destacó la mejora en el sector servicios, no sólo en el turismo, sino también en servicios financieros y empresariales.

Y respecto al problema más importante de España, el paro, Rajoy vendió también optimismo: "2013 ha sido el mejor año en términos de desempleo desde que se inició la crisis en 2008", pues finalizó con 147.000 personas menos registradas en las listas del desempleo de las que había al inicio del año. "Si en 2013,  en un escenario de recesión, el número de desempleados en España se ha reducido en casi 150.000 personas, es seguro que en 2014 veremos cifras de crecimiento de empleo neto", ha dicho.

Rajoy también recalcó que la prima de riesgo española se ha reducido a menos de un tercio de su nivel de hace un año, lo que ha permitido reducir los gastos financieros públicos durante 2013 en 8.700 millones de euros.

Asimismo, ha recordado que la inversión extranjera directa se ha incrementado en casi un 20% y la inversión en cartera casi se ha duplicado. Esa es la muestra más real de la creciente confianza que está recuperando la economía española en los mercados internacionales.

El presidente ha asegurado que el Gobierno va a continuar con el impuso reformista, eliminando trabas y actuando sobre todos los elementos que pueden afianzar la recuperación y hacerla más intensa: "Ahora que empezamos a cosechar los primeros resultados de los esfuerzos realizados, no vamos a dejar al tarea a medias".

En su intervención, Mariano Rajoy aseguró que seguirá trabajando para estrechar aún más las relaciones económicas y comerciales entre Estados Unidos y España. En el turno de preguntas, el presidente animó a los empresarios estadounidenses a invertir en España, "es un momento excelente para hacerlo", ha dicho.

Todo esto está muy bien, pero como le recuerdan hoy los analistas al presidente, los españoles estamos ansiosos de que los incipientes buenos resultados macroeconómicos se trasladen a la microeconomía, es decir, a las economías familiares. Porque en España sigue habiendo muchos parados, muchos apuros para llegar a fin de mes, el precio de los pisos sigue estando por las nubes -pese a un cierto ajuste que ha traído la crisis- y los sueldos siguen siendo miserables.

Por cierto, acertó Rajoy regalando a Obama un facsímil de una biografía del descubridor del Pacífico, Vasco Núñez de Balboa; así como otro facsímil de una carta del propio Núñez de Balboa al rey Fernando el Católico en la que narraba el descubrimiento del Pacífico y cuyos originales se encuentran en Madrid, en la Biblioteca Nacional. Hay que vender la gloriosa historia de España.

Ahora bien, se echó en falta una mayor referencia de Rajoy a los lazos históricos entre España y los territorios que ahora ocupa EEUU, porque los primeros en hoyarlos y en civilizarlos fueron los propios españoles...

Andrés Velázquez
[email protected]