• El presidente del Gobierno ofrece "diálogo" al líder catalán, aunque "en el marco de la Constitución".
  • En el balance del primer año, Rajoy ha justificado las medidas: "Sin ajustes, el déficit estaría por encima del 11%, algo insostenible".
  • Anuncia que 2013 será un año "muy duro", que no subirá el IVA y que su intención es devolver el IRPF a la situación anterior en 2014.
  • El Gobierno recurrirá al TC el euro por receta, y no regulará el derecho de manifestación, tal y como había sugerido esta semana el presidente de la Comunidad de Madrid.
  • No tiene intención de flexibilizar los objetivos de déficit para las CCAA.
  • Insiste en que a día de hoy no está previsto pedir el rescate.
Rueda de prensa del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen junto al presidente de la Generalitat, Artur Mas), para hacer balance de su primer año al frente del Ejecutivo en la que ha tratado de justificar por qué incumplió su programa electoral en materia de impuestos, por ejemplo. "Las cosas han sido más difíciles de lo que esperábamos" ha explicado, "cuando vimos que el déficit no era el 6% sino el 9%". "Nos obligaron a realizar ajustes en los ingresos y en los gastos para compensare se desequilibrio adicional de 30.000 millones de euros".

"Comprendemos la impaciencia, el escepticismo y hasta la decepción", ha dicho el presidente. Y en ese punto ha hecho un guiño a la sociedad española, o la pelota, al hacer "un elogio" con especial "mención a los funcionarios públicos y a los pensionistas". Luego ha ahondado en ello: "Pido comprensión y solidaridad. Comprensión con la necesidad de aplicar las medidas que a nadie gustan; y solidaridad para el sacrifico común".

Pero se ha preguntado "qué hubiera ocurrido si el Gobierno no hubiera tomado esas decisiones". Que "España tendría ahora un déficit de entre el 11 y el 11,5%, que sería mucho peor, y sería insostenible" ya que "¿quién nos iba a prestar con un déficit por encima del 11%?", se ha preguntado. Ha avisado también de que "tenemos todavía por delante un año muy duro, especialmente en la primera mitad", y que habrá que "profundizar en las reformas para mejorar en la segunda mitad de 2013". "Lo más importante ha sido corregir el rumbo de la política económica y sentar las bases para un crecimiento sostenido y estable". "Ya hay datos esperanzadores, como en el sector exterior: el año que viene ya va a estar en positivo".

Ha remarcado continuamente que estamos "haciendo un esfuerzo por reducir el déficit en una situación de recesión y donde la financiación es difícil y cara". "Lo que nadie puede decir es que el Gobierno se ha quedado de brazos cruzados". "Lo hemos hecho con medidas dolorosas pero hemos intentado ser equitativos", algo que recientemente puso en duda el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que reprochó a Rajoy el desgaste de las clases medias.

Rajoy ha destacado entre las leyes aprobadas -"la más ambiciosa agenda de reformas emprendida en España en los últimos años"- la de estabilidad presupuestaria, la reestructuración del sistema financiero y la reforma laboral que "sientan las bases para un crecimiento estable y sostenible". Ha reconocido que en Sanidad y Educación "somos conscientes de que les hemos pedido un esfuerzo muy grande a los españoles". Se ha obligado a más "austeridad y reformas" con el fin de lograr "crear empleo cuanto antes".

También cree Rajoy que tal política "ya está dando algunos frutos", como la "recuperación de la confianza y el reconocimiento de nuestros socios europeos" en medio de la "realidad convulsa que nos ha venido de fuera" con alusiones a los problemas de financiación exterior aunque en este momento "se ha conseguido algo más de calma en los mercados". Por lo que "Europa ha empezado a hablar de solo recortes a avanzar en una mayor integración".

Sobre los mecanismos de ayuda europeos, ha explicado que el BCE anunció hace algunos meses que está dispuesto a intervenir en el mercado secundario siempre que el país lo demande y sea apoyado por el resto de los socios, lo cual "ha tenido un efecto tranquilizador en los mercados". Pero hasta hoy no ha visto "conveniente" pedir esa ayuda. "Hoy no tenemos pensado pedirle al BCE que intervenga comprando bonos en el mercado secundario pero es un instrumento útil. Pero no descartamos hacerlo en el futuro".

Respecto a si vamos a cumplir el objetivo de déficit, ha explicado que "se ha hecho un esfuerzo descomunal para reducir el déficit", "nunca se le ha pedido tanto a un país" y más en un conexto de recesión como el actual. "La CE ha dicho que no se necesitan medidas adicionales para el 2011 y el 2013", aunque sí para el 2014.

También ha apuntado que no es su intención flexibilizar los objetivos de déficit para las CCAA: "No tenemos esa intención. Buena parte de los problemas derivan de gastar las administraciones públicas mucho más de lo que ingresan". "Gastar por encima de lo que se ingresa no se puede mantener durante mucho tiempo".

En cuanto a si tiene previsto bajar el IRPF en 2014, ha dicho que "me gustaría hacerlo". "Mi intención es en 2014 devolver el IRPF a la situación anterior y llevar al Pacto de Toledo un debate sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones". También ha incidido en que "en el proyecto de presupuestos para 2013 no se sube el IVA". En 2013 también se centrará en lograr crédito para las pymes, "habrá medidas para que puedan financiarse".

Sobre la gestión privada de la Sanidad, ha dicho que está "preocupado" por los derechos de los ciudadanos, "que haya personas no atendidas", "quiero que la sanidad sea universal, gratuita y de calidad. Modelos de gestión hay muchos. A partir de ahí, si hay algún problema corresponderá el resolverlos".

Ha señalado también que sólo corresponde al Gobierno de la nación fijar los impuestos a los depósitos bancarios, algo que defenderá frente a las CCAA que lo pretendan y que también recurrirá el euro por receta en Madrid, como hizo con Cataluña.

Respecto a la reforma judicial del ministro Gallardón, ha apuntado que "estoy muy conforme con la ley aprobada por el ministro".

Y en cuanto a la vigencia de la Constitución, ha dicho que él es un "incondicional. A veces creo que no la valoramos. Ha puesto de acuerdo a la inmensa mayoría. Al amparo de ella, se reconocen los derechos y libertades de los ciudadanos, estamos en la etapa más descentralizada de la historia de España, España ha progresado muchísimo. No es algo que no se pueda tocar. Se ha modificado ya dos veces: Maastricht, y el pacto fiscal. Para modificarla hay que saber el objetivo; que haya consenso cuanto más mayoritario mejor; y la oportunidad: en estos momentos lo prioritario no es reformar la Constitución. Con esta Constitución, hemos cedido mucha soberanía. Creo que la prioridad es a estabilidad política. Pocos brindis al sol con este tema".

Sobre el independentismo catalán, ha ofrecido "diálogo respetando las reglas y los procedimientos" al presidente catalán autonómico Artur Mas aunque prefiere que "toda nuestra energía debería centrarse en aquello que nos une". "No seré yo quien alimente la tensión centrífuga". Aunque sé "las responsabilidades y el papel en la defensa de la Constitución", le ha advertido Rajoy.  

José Ángel Gutiérrez
[email protected]