• Eso sí, el ridículo de Rubalcaba con su nuevo rescate bancario le da un respiro.
  • Y en el entretanto, también afronta el reto de su propio electorado, que le exige reducción de impuestos.
  • Respuesta del presidente: hasta 2015 no habrá bajada de impuestos.
  • Lo malo es que en 2015 hay elecciones.

Empezaron los sindicatos el 1 de mayo y siguió el PSOE: necesitamos un pacto por el empleo. La verdad es que el secretario general del PSOE ha hecho el ridículo con sus propuestas, que parecen pasar del rescate bancario al rescate global.

En cualquier caso, es difícil para un Gobierno sustraerse a una petición de pacto por el empleo en un país con seis millones de parados, un millón más que cuando Rajoy accedió al cargo (en la imagen).

Y todos se apuntan, claro aunque la receta para crear empleo no tiene nada que ver entre los distintos pactistas. Además, Rajoy no quería un pacto sobre el empleo que da lugar a un pacto vago -no puede dar lugar a otra cosa- sino un pacto con el PSOE para reducir le tamaño del Estado, es decir, el papel de los partidos políticos y sus paniaguados. Para eso sí necesita al PSOE y probablemente a algún partido más.

En el entretanto, el otro reto que afronta Rajoy es el que le ha planteado su propio electorado, la clase media española que está harta de que todo el programa económico del partido al que han votado consista en subir impuestos. Muy liberal.

La respuesta del presidente es sencilla. Hasta 2014-2015 no habrá reducción de impuestos. Pero en 2015 hay elecciones.

Eulogio López

[email protected]