• El PNV recurre al 'ombliguismo nacionalista' y exige "un nuevo marco" político para el País Vasco y Cataluña.
  • El BNG también se apunta al 'ombliguismo' y al 'victimismo' nacionalista.
  • Y  Amaiur -formación proetarra- le pide que dé "pasos" para alcanzar una paz "justa y duradera", a lo que Rajoy le ha respondido que le pida a ETA de una vez que desaparezca.
Segunda sesión, hoy jueves, del Debate del Estado de la Nación, esta vez con el resto de grupos que ayer no pudieron intervenir en el Congreso. El resumen podría ser que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen), le han dicho: 'qué hay de lo mío' y este les ha dado 'a cada uno lo suyo'.

El portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Alfred Bosch, ha indicado que "hay vida más allá de la crisis" y ha presentado algunas de sus recetas: derogar "sonoros fracasos" como la reforma laboral y la 'amnistía fiscal', así como "pagar lo que deben" a Cataluña y reorientar el gasto para, en lugar de dedicar 700 millones de euros a subvencionar las corridas de toros o gastarse 450 millones en un submarino de la Armada, ayudar a desahuciados o revocar los recortes en educación.

Claro, se lo ha puesto a huevo a Rajoy, quien se ha burlado de esos datos y ha dicho que si todas las cifras que maneja Bosch son tan ciertas como que el Gobierno destina 700 millones de euros a fomentar corridas de toros es que "no ha dicho una verdad en su vida".

Bosch también ha utilizado el victimismo nacionalista una vez más y ha acusado al Gobierno de "impulsar una guerra sucia" contra el proceso soberanista catalán utilizando los "escándalos" de corrupción con fines partidistas. Y Mariano Rajoy ha replicado que "no hay Gobierno que haya sido tan solidario y que haya ayudado más" a la Generalitat como el suyo. Y le ha recordado que el Estado acude a los mercados para cubrir el déficit público de las comunidades autónomas y lo hace porque entiende que es su obligación y porque no está dispuesto a que "caigan".

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha asegurado que las actuales tensiones territoriales han dejado a la vista "los límites" del Estado y le ha pedido a Rajoy que afronte la búsqueda de "un nuevo marco" político para el País Vasco y Cataluña. También ha exigido una bilateralidad "que atienda a su singularidad" y ha advertido de que, de no plantearse una reforma en este sentido, "seguirán siendo fuente de conflictos" y la "desafección" crecerá. O sea, puro 'ombliguismo' nacionalista. Rajoy ha negado las acusaciones que le ha hecho Esteban de estar intentando hacer una "agenda recentralizadora" del Estado.

Otra nacionalista, la gallega del BNG, Olaia Fernández, ha acusado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de mirar la corrupción política como "un ente abstracto", cuando su partido, el PP, "es el protagonista de la historia". Y se ha quejado de que el Gobierno de Rajoy desatienda a Galicia. En su réplica, el presidente del Gobierno ha rechazado la "enmienda a la totalidad" que a su juicio le ha planteado BNG, al que le ha insistido que el objetivo principal es reducir el déficit público y hacer reformas, una política económica "acertada". "Ha supuesto la recuperación de la confianza en España de los mercados internacionales y ya le digo, no la voy a cambiar", ha dicho.

Asimismo, el diputado de Amaiur -formación proetarra- Iker Urbina ha pedido a Rajoy que dé "pasos" para alcanzar un paz "justa y duradera" y ha reivindicado el reconocimiento "del cien por cien" de las víctimas, tanto las causadas por ETA como otras que también "han sufrido".

El presidente del Gobierno le ha advertido de que no tiene "autoridad" para dar "lecciones de democracia" y le ha exigido que antes pida a ETA su disolución, el reconocimiento del daño causado, muestre su arrepentimiento por la actuación "de los suyos" y pida perdón a las víctimas. "No sé si usted es el más indicado para dar lecciones de democracia, personalmente creo que es el menos indicado para dar lecciones de democracia", ha respondido Rajoy en el Debate sobre el Estado de la Nación al diputado de Amaiur Iker Urbina después de que éste haya señalado "el déficit democrático" como el principal problema de España. "El problema de democracia lo tiene usted y alguno como ustedes que aún no han pedido a ETA que se disuelva y condenado sus crímenes".

Andrés Velázquez
[email protected]