• Claro que sería de consejero, no de presidente.
  • Las tres que se proponen: Endesa (la más probable), Telefónica o Repsol.
  • Ni Alierta le quiere en Telefónica ni Brufau en Repsol.
  • Sin embargo, Borja Prado sí le quiere en Endesa.
  • En este ambiente, muy inoportuna la exclusiva de la cadena SER.

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato (en la imagen), no estará mucho más tiempo en paro, y es que Mariano Rajoy le ha prometido el Consejo de una gran empresa, evidentemente no financiera. Por supuesto, la promesa del presidente del Gobierno es colocarle como consejero, no como presidente, pero es una promesa en firme. Rajoy quiere agradecerle así los servicios prestados al frente de Bankia.

Las tres compañías propuestas como próximo destino profesional de Rato son Endesa, Telefónica y Repsol. Claro que no todas tienen las mismas posibilidades ni acogerían de la misma manera al que fuera ministro de Economía con Aznar. De hecho, ni César Alierta quiere ver a Rato en Telefónica, ni Antonio Brufau siente la más mínima intención de incorporarle como consejero en Repsol. ¿La razón? Su trayectoria profesional, es decir, tener un curriculum vitae excesivo.

Distinta, sin embargo, es la posición del presidente de Endesa, Borja Prado, que estaría encantado de tener a Rato en su equipo y así se lo ha manifestado al presidente del Gobierno. De producirse el nombramiento, Rato estaría en el mismo equipo que Pedro Solbes y que Elena Salgado. No se preocupen: Endesa es muy grande y seguramente no coincidan en el ascensor. De hecho, Solbes es consejero pero de ENEL, y Salgado es consejera pero de la distribuidora en Chile. ¡Ah!, y José María Aznar, aunque el expresidente del Gobierno no es consejero. Sólo es asesor externo para Hispanoamérica.

En esas estamos cuando de repente, en la mañana de este viernes, nos enteramos a través de la cadena SER de la existencia de un documento dirigido a los consejeros de Caja Madrid en el que Rato critica la actuación del Gobierno en el rescate a Bankia. Como pueden imaginar, esto no ha sentado nada bien a Rajoy.

Pablo Ferrer

[email protected]