Amaiur-Batasuna-ETA pide un "ámbito vasco de decisión" y avanzar en la política penitenciaria

 

La novedad ha estado hoy en el debate de investidura del Congreso cuando por vez primera vez en 18 años la Izquierda Abertzale -Amaiur- ha hablado por boca de Iñaki Antigüedad, que, sin salirse de su guión, ha reivindicado un "ámbito vasco de decisión". "Somos independentistas. Estamos a favor de un Estado vasco. Si el Estado es bueno para los ciudadanos españoles, por qué no va a ser bueno para los vascos" y ha señalado que quizá este país deba hacer "una nueva transición hacia un estado plurinacional".

Igualmente, los batasunos pretenden "fortalecer una resolución integral a un conflicto que, desde nuestra verdad, es de naturaleza política". Y han hablado de avanzar en la política penitenciaria para asegurar que desde su posición "hay una apuesta firme de reparación y respeto de todas, absolutamente todas, las víctimas. Memoria sí, memoria para el cien por cien de las víctimas". Como siempre, los batasunos equiparan las víctimas de ETA a sus propias bajas, es decir, a los que manipulaban bombas y les estallaron en las manos y a las motivadas por las políticas antiterroristas. Pero todos sabemos que no es lo mismo, ¿verdad? (excepto las de los GAL, que fueron asesinatos al margen de la ley).

Por su parte, el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha respondido al portavoz de Amaiur recordándole los asesinatos de ETA concluyendo que es la banda la que tiene que dar pasos disolviéndose. "Yo a usted no le debo absolutamente nada, ni yo, ni la sociedad española".

Hay que recordar que días antes, la líder de UPyD, Rosa Díez, registraba en el Congreso una iniciativa que insta al Gobierno a emprender la ilegalización de Bildu y de Amaiur al considerar ambas coaliciones son un "fraude de ley" que pretende dar continuidad a formaciones de Batasuna ya ilegalizadas. Según Rosa Díez, esta iniciativa servirá para aclarar la posición del PP que, a su juicio, hasta ahora sólo se ha opuesto a Amaiur "con la boca pequeña" pues no exigió su ilegalización como antes había hecho con Bildu (la primera coalición de la izquierda abertzale con Eusko Alkartasuna y Alternatiba).

Pero Mariano Rajoy no ha hecho mención alguna a esta cuestión durante su intervención.

¿Realizará el Gobierno del PP los pasos necesarios para ilegalizar Amaiur?

No lo sabemos. Pero para los muchos que, como Rosa Díez, consideran que Amaiur es heredera de Batasuna y, por lo tanto, de ETA, y que fue un partido legalizado (bueno, lo fue Bildu, pero es lo mismo) por motivos espurios por el Tribunal Constitucional (recordemos: por Pascual Sala, Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Luis Ignacio Ortega, Pablo Pérez Tremps y Adela Asúa), y para respetar a las víctimas del terrorismo, Amaiur debería ser ilegalizado. Porque no condena el terrorismo, ni los crímenes de ETA, ni ha pedido perdón a las víctimas (sólo un genérico reconocimiento de las víctimas de ambos bandos, cuando no hay dos bandos, sólo unos que han matado). Y porque después de 50 años matando, no pasa nada por tenerles diez pidiendo perdón.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]