• Y al mismo tiempo, el Secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, insiste en que no se dejará caer a ningún banco español.
  • En Alemania se asegura a los particulares el 100%  de los depósitos bancarios.
  • Economía  ratifica al socialista Fernando Restoy como timonel de la reforma bancaria.
  • Rescate: Jiménez Latorre considera muy atractivo un préstamo a 15 años, con cinco de carencia, al 3%.

Fernando Jiménez Latorre (en la imagen), secretario de Estado de Economía y apoyo a la empresa, considera suficiente los cien mil euros que abona del FGD por depositante en cada entidad de crédito. La cantidad no es demasiado elevada, habida cuenta de que en Alemania se asegura el 100% de los depósitos bancarios. Aunque no lo parezca, hay gente desconfiada con mucho capital, a la cual le faltan bancos donde repartir esos fondos que quieren mantener seguros, un dinero que podría ser llevado a bancos extranjeros. Precisamente hace tan sólo una semana, el Gobierno alemán rechazó, a corto plazo, uno de los sueños de Rajoy, la creación de una garantía europea para depósitos bancarios. El portavoz de Ángela Merkel tachó la propuesta de inviable hasta que no haya "una armonización en las reglas de toda Europa".  

Tampoco figura  entre los planes del ministerio dejar quebrar a los bancos inviables, como sugería este martes Ángel Ron, presidente del Banco Popular, que algo sabe de esto.

Ante la pregunta formulada por Hispanidad sobre si el Gobierno se plantea la hipótesis de dejar quebrar a algún banco, Latorre, ha sido muy calro: "Esto es lo que hay… No cabe una hipótesis problable en la medida de lo que ha sido la experiencia del FROB, y sus instrumentos y filosofía a la hora de realizar intervenciones". Para el Ministerio de Economía, lo que se ha venido haciendo hasta ahora con los bancos y cajas problemáticos es el proceso de gestión más eficiente: "Aligerar a las entidades de activos problemáticos, y dejarlas en una situación atractiva y viable en términos competitivos, o bien que el Estado avale, consiga la financiación necesaria y luego los saque a la venta".

Sobre la conveniencia de cambiar las leyes para que Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España, no pueda ser el presidente del FROB, una de las entidades que más poder va a acumular en estos tiempos de 'rescate', Jiménez Latorre  declaró que no hay nada previsto, aunque quizás sobraba la frase de "no me parece que haya que introducir ningún cambio".

Resulta chocante la afición de los miembros del PP a ponerse en manos de socialistas y apoyarse en cuadros de mando heredados del gobierno anterior. ¿Es que no hay funcionarios de su cuerda o, al menos, imparciales?  Cierto es que la figura del subgobernador había que pactarla con el PSOE, pero el Ministerio de Economía es uno de los más proclives a dejar las cosas como están y fiarse de la gente de confianza del PSOE. No se trata de hacer una limpieza como en los tiempos de Cánovas y Sagasta, pero todo tiene un límite. Fernando Restoy se queda al mando de la reforma bancaria como timonel. La habilidad de Rubalcaba para colocar a su gente en puestos claves sigue siendo proverbial.

También ha hablado Jiménez Latorre sobre las condiciones del préstamo de la UE para la banca española anunciadas por El Mundo. No ha confirmado ni desmentido los datos, porque "las medidas deben concretarse cuando se acuerde el crédito en los próximos días" pero ha señalado que un plazo a quince años con un interés al 3%  y un periodo de carencia de cinco años, sería, "lógicamente, muy atractivo".

El secretario de Estado de Economía ha manifestado que la inyección de liquidez a los bancos no será inmediata, ya que habrá que evaluar cada situación bancaria de forma individual,  "las únicas necesidades más próximas son las de Bankia, que ya está en un proceso de conversión de preferentes". Las demás entidades financieras podrían recibir el dinero que les corresponda del préstamo "en los meses después de la vuelta de verano", ha señalado.

Sara Olivo

[email protected]