El presidente recuerda que el Gobierno ya se ocupa de ayudarles a financiar el déficitEl ministro de Economía, Luis de Guindos, abrió un nuevo frente al Gobierno este lunes cuando abogó por un reparto equitativo del déficit con las autonomías -del 0,7% del PIB para 2013- si la Unión Europea da más margen a España.

Claro, este miércoles en el Congreso, un diputado catalán como Josep Sánchez Llibre (CIU) ha querido confirmarlo. Pero se ha encontrado con un sopapo del presidente, que lo ha descartado porque, a su juicio, la modificación de los criterios acordados con la UE para la reducción de la deuda no enviaría "un buen mensaje" a los mercados, ya que la financiación de España "depende de ellos". Y ha afirmado que "España tiene que reducir su déficit público en su conjunto", algo que, en su opinión, "es bueno en sí mismo" porque "permite acceder a la financiación y en mejores condiciones".

De hecho, Rajoy le ha recordado a don Josep que el Gobierno ya se ocupa de "ayudar" a las comunidades autónomas a financiar el déficit" que éstas demandan. Y más cuando, este martes, la Generalitat catalana reclamó un rescate de 9.073 millones, casi el doble de lo que solicitó en todo el año anterior.

La respuesta de don Mariano no ha gustado nada al nacionalista catalán, que le ha instado a Rajoy a un "cambio de actitud radical" en este sentido y a "recuperar el camino de la sensatez". Para el diputado de CiU, "no es justo que en 2013 el Gobierno haya incrementado su déficit en un 14% para la Administración General del Estado y a la vez haya impuesto una reducción del déficit para las comunidades autónomas en más de un 50%, pasando del 1,5 al 0,75 por ciento".

Rajoy ha contestado a Sánchez Llibre que se hace "cargo" y que valora el "esfuerzo", que ha calificado como "patriótico", que realizan las comunidades para alcanzar el cumplimiento del objetivo de déficit. "Sé lo difícil que es", ha añadido. Y punto pelota.

Precísamente este miércoles, el lendakari, Íñigo Urkullu, ha anunciado que le planteará al presidente del Gobierno lo mismo: la posibilidad de relajar los objetivos de déficit de las comunidades autónomas en general y del País Vasco, en particular.

Pero el Gobierno no está dispuesto a ceder ahí ni un ápice, pese a los resbalones de alguno de sus ministros...

Andrés Velázquez
[email protected]