• La operación de comprar Unedisa a Rizzoli y darle El Mundo a Planeta choca con las pretensiones de los italianos.
  • Mientras, las redacciones de Expansión y de Marca se rebelan contra El Mundo, que es quien lastra las cuentas del grupo.
  • Alternativas: Carlos Slim y resucitar la fusión entre El Mundo y ABC.
  • Jaime Castellanos sigue insistiendo en la fusión Unedisa-Vocento.
  • En el entretanto, Ramírez prepara su salto a Internet y el ataque contra Rajoy se mitiga en el diario papel.
  • Ahora bien, hasta las cifras de Orbyt están puestas en entredicho en el sector.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no le perdona a Pedro J. Ramírez (ambos en la imagen) su actitud en el Caso Bárcenas -que pasó de ser un problema en el PP tras la entrevista entre Bárcenas y el director de El Mundo- que a punto estuvo de tumbar a un presidente con mayoría absoluta.

Ahora Bárcenas y Ramírez se han quedado sin munición y sólo confían en que el juez Pablo Ruz logre morder con los datos que ya se le han proporcionado. Que todo podría ser cuando de tribunales hablamos.

En cualquier caso, desde Moncloa se puso en marcha la operación para tumbar a Pedro J. Ramírez, al que tampoco ven con buenos ojos los italianos de Rizzoli, propietarios de Unedisa, que están cansados de perder dinero en la editora de Marca, Expansión y El Mundo.

De ese caldo de cultivo surgió, ya en junio, la operación por la que los primeros espadas del Consejo Empresarial de Competitividad (Santander, Telefónica y Caixabank) financiarían una operación de compra para que Planeta se hiciera con El Mundo. Ahora mismo, Caixa no quiere saber nada y Santander y Telefónica esperan órdenes.

En cualquier caso, como ya adelantara Hispanidad, el principal problema para que Rizzoli vendiera Unedisa a Planeta es que solicita 400 millones de euros, algo impensable para un grupo con ebitda negativo.

No sólo eso, los recortes pendientes han cabreado profundamente a las redacciones de Marca y Expansión, quejosas de tener que pagar ellos -que más o menos se mantienen- las pérdidas que provoca El Mundo, un pozo sin fondo.

Encima, desde El Mundo, por si no sale la operación ordenada desde Moncloa, buscan alternativas. Hay dos: una es Carlos Slim, que sólo acepta comprar una pequeña participación. Otra, resucitar la fusión entre El Mundo y ABC, que nadie ve salvo Pedro J. Ramírez y su amigo Jaime Castellanos, siempre atento a cualquier comisión que pueda caer.

Pero Rajoy insiste y Pedro J. Ramírez sabe que le ha podido llegar su hora. Para ello, quiere lanzar un diario en Internet, tras lo que considera exitoso, el proyecto de Orbyt. La verdad es que las cifras de Orbyt están siendo puestas en entredicho en el sector pero eso no arruga a Ramírez, quien pretende terminar su vida como periodista digital. Mejor, como editor.

En cualquier caso, el problema es que los tres primeros periódicos de información general española, El País, El Mundo y ABC, están en quiebra. Sobran más comentarios.

Miriam Prat

[email protected]