El general Leopoldo O'Donnell fue pieza clave, y lamentable, del reinado de Isabel II y de aquel periodo 1856-1868, que los historiadores califican como periodo moderado... porque de alguna manera hay que encauzar acontecimientos históricos de lo más variados.

La historia de ese decenio largo puede resumirse así. El general O'Donnell (en la imagen) era un personaje moderno, liberal, de centro... que como buen progresista no entendía por progreso otra cosa que el progreso material. Los principios no cotizaban al alza ni antes de inventarse las bolsas. Al menos, en aquella España decadente que confundía ilustración con materialismo.

Pero, insisto, era un chico moderno, como Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. O'Donnell estaba convencido de que había que acabar con las luchas intestinas entre progresistas y moderados, entre el PSOE y el PP. Lo importante era la economía (¿les suena) y sacar a España del aislamiento secular (¿les suena).

Y así, fue entonces cuando nos lanzamos a una política de infraestructuras que vació el Tesoro público. También pensando en el ferrocarril, ya saben, para despertar la economía. También fue entonces cuando decidimos apoyar a Napoleón III en su expedición al Extremo Oriente. Naturalmente, los franceses se quedaron con Vietnam y los españoles nos quedamos con nuestros muertos, enviados a una aventura imposible. Porque ya no se trataba de evangelizar nuevas tierras. Ahora éramos modernos y se trataba de conquistar un imperio. Pero en esto del colonialismo y la codicia imperialista los franceses saben más que nosotros... y los ingleses no digamos.

Al final, en lugar de una guerra, los modernos de la Unión Liberal consiguieron tres cosas:

1.- Hundir la economía.

2.- Provocar tres guerras en lugar de una: la cantonal (gran parecido con la Cataluña de hoy), otra guerra con los irreductibles absolutistas y carlistas varios y la guerra de Cuba de 1868.

3.- Y en cuanto a la pretendida España renacida, culta e ilustrada... la cosa acabó en el sexenio revolucionario. En Podemos, para entendernos.

¿Verdad que la historia se repite Antes era O'Donnell, ahora Rajoy... y el resultado de tanta estupidez se llama Podemos.

Eulogio López

[email protected]