• No se siente en posesión de la verdad, así que está dispuesto a hablar de regeneración democrática.
  • Recuerda que hay dos proyectos en marcha: el estatuto de los altos cargos y la ley de financiación de los partidos.
  • ¿Sacyr-Panamá Cuestión privada. Olvida que el contrato era con el Gobierno y que la ministra Pastor viajó a Centroamérica.
  • Y asegura que la economía española ha entrado en velocidad de crucero.
  • El concepto de moda para el hombre de Moncloa: moderación.

Al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen), cada día le fastidia más hablar con la prensa. En Panamá, donde asiste a la toma de posesión del nuevo presidente panameño, Juan Carlos Varela, volvió a practicar la conferencia de prensa interrumpida, ante el cariz que tomaban las preguntas de la canallesca. Un "muchas gracias" y retirada veloz del atril y del micrófono.

Pero antes algo tuvo que decir algo. Por ejemplo, sobre regeneración política, el concepto de moda en Madrid.

Por ejemplo: elección de alcaldes: don Mariano está dispuesto a convertir las municipales en presidenciales, esto es, de alcaldes-presidentes. O también a una segunda vuelta. Cualquier cosa con tal de que gobierne la lista más votada y no una alianza de partidos mayoritarios. Lo cual es discutible, claro, porque si cinco listas se unen, entonces ya tiene más votos que la lista más votada.

Respecto a corrupción, Rajoy mencionó las leyes -por ejemplo, la de Transparencia- que ha puesto en marcha al Ejecutivo y recordó el proceso para otros dos proyectos: el Estatuto de altos cargos y la Ley de financiación de partidos.

¿La economía Viento en popa. No en vano, don Mariano aseguró que íbamos a alcanzar la velocidad de crucero durante el presente año. Lo cual no está nada mal, porque mantenemos un paro del 25,1%... con velocidad de crucero.

Y todo ello dentro del vocablo de moda de don Mariano: moderación. Bueno, moderación y sensatez. Debe estar al loro con Podemos. Esto es lo que hay.

Respecto a Sacyr, ni una palabra. El conflicto con el Canal de Panamá es una cuestión de empresas privadas. Hombre no, don Mariano. Era el conflicto entre una constructora española y el Gobierno de Panamá. Por eso acudió al istmo la ministra Ana Pastor.

Eulogio López

[email protected]