• El presidente del Gobierno inaugura el tramo de la A-8 que une Unquera (Cantabria) y La Franca (Asturias), anotándose un tanto con la vista puesta en el año electoral.
  • Pero aún queda otro pendiente en Cantabria, situado entre Solares y Torrelavega, con algo más de 25 kilómetros y que previsiblemente concluirá en octubre de 2015.
  • Se vendió como el proyecto estrella que permitiría viajar desde Faro (Portugal) a París, pero su puesta en marcha no se ha caracterizado precisamente por la rapidez.
  • Además los años de la crisis no han ayudado, pues el Ministerio de Fomento no ha tenido apenas presupuesto ni obra civil que poder licitar.

Parece que por fin las obras de la Autovía del Cantábrico, también llamada A-8, van llegando a su punto final, afortunadamente, a pesar de que comenzaron hace 25 años. Algo que ha usado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para anotarse un tanto, lo cual no es nada raro dado que, como él mismo afirmó, se presentará a las próximas elecciones generales. Además 2015 es año electoral y el PP se juega el poder en regiones, como Madrid y Comunidad Valenciana, tradicionales bastiones 'populares', y en ayuntamientos, ante el avance de Podemos

En concreto, Rajoy ha inaugurado el tramo de la A-8 que une Unquera (Cantabria) y La Franca (Asturias), de 4,2 kilómetros de longitud. En la cita no ha estado solo, sino acompañado de la ministra de Fomento, Ana Pastor, así como de los presidentes de ambas regiones, el 'popular' Ignacio Diego y el socialista Javier Fernández, respectivamente. Este último, tenía la idea de reclamarle nuevas inversiones en las infraestructuras del Principado, entre ellas, para los accesos a El Musel, la autovía de la Espina o la autopista del mar, según El Comercio.

El tramo inaugurado ha supuesto un gasto de 64 millones de euros, pero permite la conexión del Principado al este con la red europea de autopistas. El jefe del Ejecutivo destacó que la obra ha sido "difícil" porque "se ha ido retrasando" y tuvo "momentos malos desde el punto de vista presupuestario". Pero, en su opinión, la importancia de esta vía ha justificado el "esfuerzo" realizado en esta legislatura "que no ha sido de muchos recursos presupuestarios", añadió.

Sin embargo, la A-8 no está terminada al completo, aún queda otro tramo pendiente. En concreto, el que se sitúa entre Solares y Torrelavega, que cuenta con algo más de 25 kilómetros de longitud y previsiblemente concluirá en octubre de 2015. Conviene no olvidar que la Autovía del Cantábrico no es radial, sino longitudinal, es decir, no parte de Madrid, sino que su trayecto pretende desarrollar las comunicaciones en esta parte del norte de la Península. Además sus 530 kilómetros unirán La Coruña e Irún.

Hace años también se vendió como el proyecto estrella que permitiría viajar desde Faro (Portugal) a París, pero su puesta en marcha no se ha caracterizado precisamente por la rapidez y la celeridad. Un retraso que se ha debido principalmente a problemas de presupuesto y también a algún conflicto judicial, al que tampoco ha ayudado nada los años de la crisis económica. Además el Ministerio de Fomento, clásico Departamento gubernamental inversor, no ha tenido apenas presupuesto ni obra civil que poder licitar.

Cristina Martín

[email protected]