• La alianza entre CIU y ERC es vista como una huida hacia adelante en la propia CIU y en el estamento empresarial catalán.
  • Y encima, el PSC vende caro su voto. Además, Rubalcaba está empeñado en la Europa federal, que no deja de ser el café para todos, lo más odiado por CIU.
  • Margallo es el ministro más proclive al Pacto Fiscal que termine con el 'problema catalán'.

Decíamos ayer... que una parte del Partido Popular aconseja al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que acuerde con el líder de CIU, Artur Mas, un pacto fiscal que termine con el 'problema catalán' y cree una alianza entre PP y CIU, tanto en Cataluña como en el resto de España. Una alianza que sería lógica, pues se trata de dos partidos de derechas, como resulta ilógica la alianza por la que parece haber optado un enrabietado Mas, tras haber fracasado el domingo en sus expectativas electorales: CIU-ERC.

Y esto es lo que en la mañana del martes 27 ha desatado las iras en la calle Génova, sede del PP. La consigna viene a ser: si se van con ERC que no vuelvan. Y, en efecto, hay peligro de frentismo segregacionista, y aún más peligro de que ERC se coma los votos de CIU, según la tradicional máxima de que entre el original -independentista- y la copia, me quedo con el original: con ERC.

La tercera posibilidad, la sociovergencia, también se ha puesto difícil. Y es que el PSC de Pere Navarro se ha puesto mucho más exigente que ERC. Ahora bien, Rubalcaba propone la España Federal, algo que odia CIU por cuanto considera que es, otra vez, el café para todos. Y es cierto: un café con más cafeína pero café para todos.

En resumen, en el PP lo tienen claro: el acuerdo por el Pacto Fiscal es más posible ahora que antes de las elecciones. Ahora bien, si CIU opta por PSC o ERC que se olviden de cualquier acuerdo, ni en Madrid ni en Barcelona. Además, el acuerdo sobre el Pacto Fiscal no es gratis. Conlleva dos condiciones a CIU: no someterla a referéndum -se parecería demasiado a una consulta sobre autodeterminación- y que sea la reivindicación última del Gobierno catalán.

Eulogio López

[email protected]