• La balanza comercial de España con Argelia es deficitaria como consecuencia de nuestras importaciones de gas y petróleo.
  • Unas 220 compañías españolas están instaladas en aquél país, principalmente en energía, infraestructuras, vivienda y transporte.
  • España es el tercer cliente comercial de Argelia tras Estados Unidos e Italia, y su cuarto proveedor, después de Francia, Italia y China.
  • Argelia se opone a intervenir militarmente en Malí, cuna de yihadistas.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen), visita hoy jueves Argel para participar en la V Reunión de Alto Nivel (cumbre bilateral) con Argelia, tres años después de la última cita de estas características entre los dos países.

Con Rajoy viajan los ministros de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo; Interior, Jorge Fernández Díaz; Fomento, Ana Pastor; Educación, José Ignacio Wert; Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Comercio, José García Legaz. Todos ellos, se supone, harán su trabajo con sus respectivos homólogos.

Hombre, mejor llevarse bien que mal con nuestros vecinos y aprovechar la cercanía para intentar hacer negocio. Es lo que hemos hecho siempre. Por ejemplo: España es el tercer cliente comercial de Argelia tras Estados Unidos e Italia, y su cuarto proveedor, después de Francia, Italia y China.

No obstante, la balanza comercial es deficitaria para nuestro país, fruto de nuestras importaciones de gas y petróleo, que acaparan prácticamente el total de las compras de España a su socio magrebí. Además, unas 220 compañías españolas están instaladas en Argelia, principalmente en los sectores de la energía, las infraestructuras, la vivienda y el transporte.

De hecho, sin ir más lejos, justo ayer, Gas Natural alcanzó un acuerdo con la empresa pública argelina Sonatrach para comprarle una participación del 10% en el gasoducto entre España y Argelia, Medgaz, por 61,9 millones de euros.

También recientemente empresas españolas recibían el encargo del Gobierno argelino para construir 50.000 viviendas en el país, dentro del plan puesto en marcha por las autoridades del país magrebí de levantar hasta dos millones de nuevas viviendas.

Pero no solo de la economía vive el hombre. También la seguridad es importante. Por eso, se va a abordar la proliferación de grupos terroristas de carácter yihadista en Malí y en todo el Sahel. Según las informaciones que llegan, Argelia no ve con claridad una intervención militar en ese país por parte de la Comunidad Económica de estados de África Occidental (CEDEAO) para intentar poner fin a la proliferación de esos grupos terroristas.

De ahí la importancia de encauzar bien las relaciones con Argelia.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]