El nuevo Gobierno no admitirá otra broma que le cueste al Estado 30.000 millones de euros

 

Si así fuera, tendría que cerrar, no el sector bancario, todo entero, sino España. La hoja de ruta: La CAM para el Banesto, el Banco de Valencia para el Sabadell, Caixa Catalunya para BBVA y Unnim para Ibercaja. Todos ellos deberán adjudicarse, con más rapidez, a otra entidad más grande. Eso sí, ninguna entidad debe caer.

Mariano Rajoy no está dispuesto a que los mercados, o Bruselas, le obliguen a acortar los plazos legales para la formación del nuevo gobierno.Ahora bien, el Partido Popular ya está dando instrucciones, por ejemplo, al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (en la imagen), antes de ocupar la Moncloa.

Las ofertas para hacerse con la CAM terminan el jueves a las 17,00 horas. Todavía, por tanto, no se puede hablar de cifras oficiales. Ahora bien, Rajoy sabe que la broma de la CAM, la quinta caja de ahorros de España, le puede salir al erario público por 30.000 millones de euros, dos veces más que el famoso ajuste de Zapatero de mayo de 2010, donde comenzó su caída en picado.

A saber: 2.800 millones de euros en capital ya puesto, más otros 1.000 millones de euros en capital que piensa solicitar el Santander -para Banesto-, estaríamos en 3.800. Luego, el esquema de protección de activos puede salir por los 25.000 millones de euros. Ya estamos en 28.800 millones, A ello habría que añadir los posibles desajustes entre 15.000 y 20.000 millones de euros, que deberá aportar el FROB en liquidez, aunque éstos, se supone, son recuperables. Si seguimos a ese ritmo, no tendremos que cerrar el sector bancario, sino el país.

Por tanto, Rajoy ya ha dado instrucciones: nunca más la CAM. A partir de ahora, nada de subastas: se adjudicarán las entidades no rentables a toda velocidad, sin subasta abierta, con negociaciones entre el FROB y los adjudicatarios.

Es más, con todas las variaciones que se quieran ya está trazada la hoja de ruta: el BBV se quedaría con Catalunya Caixa, el Sabadell con el Banco de Valencia e Ibercaja con Unnim. Si surge algún otro marrón consultar a la superioridad. No es definitiva, claro está, pero al menos ofrece un horizonte para terminar a plazo fijo con la pesadilla.

Y hay que hacerlo rápido. El agujero de la CAM se ha multiplicado por la tardanza del Banco de España en actuar. Mariano Rajoy tiene prisa y es lógico, aunque las prisas no son buenas consejeras. Por ejemplo, la adjudicación a dedo.

Pequeños detalles: este sistema de adjudicación no ayuda a la entrada de capital extranjero, especialmente de fondos, en la banca española. Por ejemplo, JC Flowers ha perdido todo su interés por la CAM y probablemente por el sector financiero español.

Eso sí, aunque el mismísimo gobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez (MAFO) se planteaba la posibilidad de dejar desierta la subasta y liquidar la entidad -sin duda, la mejor opción- en el PP no quieren que tal cosa suceda. La imagen de España quedaría en entredicho... o eso creen en el partido del nuevo gobierno.

Miriam Prat

[email protected]