• Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Popular y Bankia asumen la deuda de 1.300 millones de euros que estaba en manos de las entidades extranjeras.
  • Con la inestimable 'colaboración' del Banco de España, que exime de provisiones por las radiales a los bancos acreedores.
  • El acuerdo final: la banca española acepta una quita del 50% y comprar la deuda en manos extranjeras. El Gobierno emitirá un bono a 30 con una rentabilidad del 2,5% y con garantía de la propia ENA-2.

Ya falta menos para la constitución de la nueva Empresa Nacional de Autopistas (ENA-2). Y es que los bancos acreedores extranjeros han llegado, este lunes, a un preacuerdo con los miembros del G-6, esto es, con Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Popular y Bankia. Era el último escollo pendiente: las entidades foráneas no aceptaron las condiciones de Fomento -una quita del 50% y pagar la deuda restante con un bono a 30 años al 1%- y amenazaron con los tribunales.

Pero tranquilos, nada de eso va a ocurrir. El G-6 asumirá íntegramente los 1.300 millones de euros de deuda -el total de la deuda de las radiales asciende a 4.500 millones- que está en manos de los bancos extranjeros. Eso sí, han contado con la inestimable 'colaboración' del Banco de España, que les ha eximido de tener que provisionar por las radiales.

Por tanto, el acuerdo final queda de esta guisa: la banca española acepta una quita del 50% y asume la deuda de las entidades extranjeras. Mientras, para pagar el resto de la deuda, el Gobierno emite un bono a 30 años con una rentabilidad del 2,5% o 2,6% y con garantía de la propia ENA-2, es decir, del Gobierno. Solo que así con computa como déficit público.

Pablo Ferrer

[email protected]