Muy astuta la Agencia Fitch, cuando asegura que la banca española hace un buen negocio tomando dinero prestado en el BCE al 1% y comprando deuda que puede alcanzar el 6%.

Y esto es bello e instructivo, porque demuestra que hasta un indocumentados interesado -no sé si más indocumentado o más interesado-, como son las agencias de riesgo, puede decir algo sensato.

A ver si nos entendemos: es cierto que la banca no presta dinero a familias y pymes y que prefiere hacer el canje BCE-Deuda.

Pero también lo es que los propios políticos, vía Basilea -ese contubernio mundial de los poderes político y financiero- imponen a la banca donde deben invertir. Toda la solvencia y supervisión bancaria se basa hoy en día en el Coeficiente de Recursos Propios. En plata: las normas internacionales de contabilidad, que imponen, dicho sea de paso, organismos internacionales preferentemente anglófilos, imponen a los bancos el baremo de consumo de recursos propios. Si inviertes en deuda pública, consumo cero, si inviertes en hipotecas la cosa sube, si invierten en consumo, sube más, en industrias, aún más.

Conclusión, el banquero no se complica y coge el dinero del BCE con la mano izquierda y compra deuda con la derecha. Una maravilla. Y encima se hace con cinco señores. No con una plantilla de 50.000.

Así que la culpa primera de que los bancos no presten dinero a la economía real no es del banquero, es del político.

Eulogio López

[email protected]