• La política monetaria de 40 años, en entredicho. Todo un divorcio entre reguladores y mercado.
  • Los bancos centrales se han convertido en inyectores de dinero barato en el sistema, pero la banca privada y la banca en la sombra no hacen ni caso.
  • En el entretanto, Mario Draghi mantiene el precio oficial del dinero en el 0,15%.
  • Y primer repunte al alza de la prima de riesgo española en un año.

Es un divorcio histórico, acentuado con la actual crisis financiera, entre los bancos centrales y los operadores privados. En 40 años de monetarismo, jugando con la cantidad de dinero en circulación para frenar la inflación o para fomentar el crecimiento, lo cierto es que los bancos centrales dirigían el mercado: el precio oficial del dinero, hacia arriba o hacia abajo, repercutía de forma directa en los previos con los que los bancos prestaban a sus clientes.

Hoy no es así. Cada vez menos. El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido el jueves 3, el precio del dinero en el minúsculo 0,5%, pero los tipos de mercado y la facilidad crediticia no han hecho ni caso. Especialmente, el crédito a emprendedores y corporativo, que sigue estando en niveles, depende de la fórmula utilizada, que pueden alcanzar el 8%. No sólo los tipos que impone la banca sino también los de la actividad prestamista de la llamada banca en la sombra (fondos de todo tipo, principalmente) que no deja de crecer. De hecho, las grandes corporaciones prefieren acudir al mercado y sólo se dirigen al crédito bancario cunado el mercado no atiende sus peticiones de capital.

En paralelo, la prima de riesgo española comienza a acercarse a los 150 puntos básicos. Es decir, un punto de inflexión tras un año largo de descenso. ¿Es posible que haya tocado fondo

Eulogio López

[email protected]