La última operación policial, la de este lunes, contra el yihadismo islámico en España tiene una nota tan singular como inquietante: las personas detenidas eran mujeres y españolas. Una de ellas, de 14 años, ceutí, y la otra, de 19, de Melilla. Los nombres en este caso son lo de menos; lo de más es que pensaban unirse a los bárbaros del Estado Islámico de Irak y Levante, la secta sunita controlada por el autoproclamado califa de todos los musulmanes, Abu Bakr al Baghdadi. En otras palabras, pensaban trasladarse a combatir en Irak o Siria. Afortunadamente, las dos detenidas fueron interceptadas el sábado en la frontera de Marruecos, a donde se dirigían para ponerse a disposición de los reclutadores.

La noticia es tan singular como alarmante. Singular porque es la primera vez que dos españolas son detenidas por querer unirse a la yihad. En esa medida muestra hasta qué punto puede calar en suelo español un mensaje tan extremista como el de Abu Bakr al Baghdadi, que ha ordenado, entre otras barbaridades, la ablación de todas las mujeres y niñas (entre 11 y 46 años para ser precisos) del norte de Irak. Para el Estado Islámico 'la circuncisión femenina' es el mejor modo de "alejar a las mujeres del libertinaje y la inmoralidad". ¿Sabían esas jóvenes a dónde diablos iban

La nota, tan singular como inquietante, de la última operación policial es que los dos últimos detenidos son mujeres y españolas

Y la noticia es también alarmarte porque la cosa no ha ocurrido en Egipto o en Libia, sino en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que se han convertido, a juicio de muchos -entre ellos, expertos del CNI- en dos viveros peligrosos del yihadismo y terrorismo islámicos.

Y la cosa puede que no haya hecho más que empezar. En España se han desarticulado ya tres células que captaban a yihadistas para la 'guerra santa', pero ninguna hasta el momento que respondiera al llamamiento de al Baghdadi. El objetivo de este energúmeno es claro: captar el mayor número de combatientes extranjeros. Y para ello cuenta con "una potente y agresiva campaña de comunicación en los foros y páginas yihadistas de Internet", según la Policía. En España ya ha dado sus frutos, que afortunadamente se han neutralizado.

Mariano Tomás

[email protected]