La respuesta está en el estupendo artículo de Alfonso Ussía, en La Razón, edición del pasado domingo 5.

Termina Ussía su exposición con la doble afirmación de que en Francia el señor Gordillo estaría en la cárcel y en Cuba muerto. Sí, pero también en Estados Unidos, donde asaltar un cuartel es delito de traición.

El problema de fondo en España es la impunidad. Que no está reñida con la rebelión, porque el rebelde sabe a lo que se arriesga al protestar por lo que cree que es justo. Gordillo (en la imagen) no es un rebelde, es un jetas que se aprovecha de su posición de privilegio para imponerse a los demás.

Eulogio López

[email protected]