Se cae el pequeño comercio en España. Son los autónomos los que sufren el nuevo récord de desempleo que los socialistas han dejado (al PP habrá que juzgarle en breve) pero por ahora hablamos de herencia recibida.

La de los socialistas, que, como Rubalcaba y Chacón no se arrepienten de nada, es de 4,6 millones de parados registrados.

Sobre todo el pequeño comercio: cierres en cadena por falta de clientes, porque el español no puede consumir. Los únicos negocios que marchan son la televisión -no hay que salir mucho de casa, que se gasta- y los juegos de mesa, que se han disparado. Bueno, y también los centros psiquiátricos: ¡Qué herencia ZP!

Lo peor es esto: que caigan los autónomos, el autoempleado, que no deja de ser el elemento más eficiente de toda la cadena productiva a fuer del hombre libre no encadenada a un patrón, privado o público.

El Gobierno prepara una ley de emprendedores. Lo único que ha prometido es reducir el impuesto de sociedades. Bien está, pero recuerden que a quien no tiene beneficios poco le importa pagar menos impuesto sobre el beneficio. Lo que quiere son ingresos, es decir, que aumente el consumo. Y con los salarios bajos reinantes en España y los impuestos altos... el consumo no repuntará.

Eulogio López

[email protected]