• En 2012, el Banco Europeo de Inversiones invirtió 223 millones de euros en ocho plantas de Castilla-La Mancha y Andalucía.
  • En total, la institución concedió créditos al sector energético por valor de 1.182 millones de euros.
  • Por eso en el banco público están muy pendientes de la próxima reforma del sector anunciada por el Gobierno.
  • En total, el BEI concedió créditos por 8.083 millones de euros que en 2013 ascenderá hasta los 10.000 millones.

España fue, en 2012, el país que más préstamos recibió del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Concretamente, 8.083 millones de euros, el 15% del total de su actividad en todo el mundo. Y lo es por noveno año consecutivo, según ha explicado este lunes Magdalena Álvarez, vicepresidenta del banco público (en la imagen). En 2013 la cuantía aumentará un 25%, hasta los 10.000 millones de euros.

La que fuera ministra de Fomento con Zapatero ha señalado que del total de créditos concedidos a nuestro país, 1.182 millones fueron al sector energético, y de esos, 223,10 a la construcción de ocho plantas termosolares, cuatro en Castilla-La Mancha y cuatro en Andalucía.

El grueso de las inversiones del BEI en este sector se lo llevó Red Eléctrica de España (REE), que recibió 250 millones de euros para mejorar y ampliar la red eléctrica de nuestro país, y las interconexiones internacionales. Interconexiones que son claramente insuficientes, según las empresas del sector, que consideran que España es una isla en términos energéticos.

Sea como fuere, en la sede del BEI están muy pendientes de la próxima reforma del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

También tienen otro ojo puesto en el desarrollo del AVE. De hecho, en 2012 concedió 1.000 millones para la 'Y' vasca y otros 275 millones para la conexión de alta velocidad entre las estaciones de Atocha y Chamartín, en Madrid.

En cualquier caso, durante la presentación de los resultados, Álvarez ha hecho hincapié en que el BEI es un banco público que no se guía por el beneficio, sino para responder y solucionar problemas de los europeos. "Estamos al servicio de los ciudadanos. Somos el brazo financiero de la Unión Europea. Los objetivos del BEI son la convergencia y luchar contra el cambio climático", ha explicado.

Pablo Ferrer

[email protected]