Manifestaciones en toda España en defensa de… no tengo muy claro de qué. Sanidad pública, defensa pública, no a la congelación de las pensiones, no a los recortes, por una salida de la crisis a través de la inversión (¿Y quién invierte), contra la banca, que es algo muy socorrido.

Como Soraya Rodríguez (socialista) y Cayo Lara (comunista) tienen mucha cara y poca vergüenza se colaron en la manifestación madrileña. Los líderes de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, Fernández Toxo (ambos en la imagen), que aún tiene el rostro más pétreo, solicitaban un nuevo modelo para salir de la crisis.

Nadie sabe cuál es, pero como la proposición sigue a la espera, Méndez habló de que existen otros modos de salir de la crisis -aunque no dijo cuáles- mientras Toxo sí dio un paso al frente y habló de que de la crisis hay que salir mediante "la inversión". ¡Caramba, qué tiempos éstos!, cuando los sindicalistas hablan como los empresarios. Sí, claro, para crear puestos de trabajo hace falta inversión, pero Toxo mantiene en una descrita neblina la pregunta subsiguiente: ¿Y quién invierte ¿Lo público o lo privado

Se supone que el líder sindical debería apostar por que invirtiera lo público, el Estado, pero, al parecer, le daba vergüenza especificarlo. Y si invierte lo privado, el pérfido empresario, ¿no estamos cayendo en las brutales garras del capitalismo (Lo digo en serio: las garras del capitalismo pueden ser brutales).

En resumen, si tuviera que resumir la amalgama de manifestaciones públicas del sábado -y no es fácil resumen- tendría que quedarme con esto: los manifestantes del sábado pedían más propiedad pública, más Estado. Aunque insisto, no lo tengo muy claro.

Ahora bien, cuanto más grande sea el estado más pequeña será nuestra propiedad y con ello más pequeña nuestra libertad. Y en cuanto se empequeñece la libertad también se empequeñece la responsabilidad y, con ella, la solidaridad.

Como corderos amansados, resulta que nos gusta lo público como si lo público fuera de todos: lo público no es más que lo que los políticos nos usurpan.

Eulogio López

[email protected]