La empresa Publimedia, gestora de la publicidad que llevan los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes, ha vetado una campaña de la asociación estadounidense 'Catholics for Choice'.

 

Este colectivo, que defiende el aborto en determinados casos y el uso del condón, tenía previsto lanzar, coincidiendo con la visita del Papa Benedicto XVI a España, una campaña de publicidad exterior bajo el eslogan "Creemos en Dios, creemos que el sexo es sagrado, creemos en cuidar el uno del otro y creemos en el uso del condón".

Publimedia decidió vetar la campaña porque podría resultar "ofensiva". "La empresa ha valorado que el contenido podría herir la sensibilidad de una parte significativa de la población".

La inadmisión de campañas de publicidad es una prerrogativa que Publimedia tiene reconocida en sus contratos con los distintos organismos públicos ante diferentes casuísticas, entre ellas, cuando se trate de contenidos que puedan resultar insolentes.

El colectivo 'Catholics for Choice', con sede en San Francisco, conoció el veto. Su agencia de publicidad, que ha evitado valorar la decisión, tratará ahora de que la publicidad llegue a las calles a través de otros soportes. Durante los últimos años ha realizado varias campañas a nivel internacional para fomentar las clases de educación sexual además del uso del condón como medio para evitar el contagio del sida.

Sin embargo, Edward Green, jefe de prevención del sida de la Universidad de Harvard, aseguró a Catholic News Agency que los preservativos están "agravando el problema" en África. El científico evocó que cuando la plaga del sida se abalanzó sobre el continente africano, la "industria del condón" desplegó una estrategia de marketing para obtener más subvenciones destinadas a la producción y entrega de preservativos, en el continente africano. Había llegado el negocio de la muerte.

Para Green es claro el proceso de Uganda, donde se instruye a los aborígenes para que no se hundan en la promiscuidad. Este país ha conseguido disminuir su tasa de infección en dos tercios porque ha impulsado la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad después de los esponsales.

Clemente Ferrer

[email protected]