• De todas maneras, el puesto de Borja Prado sigue en el aire.
  • Y, por supuesto, para los italianos, Endesa ha dado todo lo que podía dar de sí. Sobre todo ha dado Enersis, que está llamada a ser vendida.
  • De hecho, para 2017 la compañía espera mantener el mismo EBITDA que en 2012, en Italia e Iberia.
  • En la sede central no se fían de las pugnas entre Prado y Brentan.
  • Quien manda actualmente en la eléctrica es Ferraris, el director financiero, número dos y hombre de confianza de Fulvio Conti.

La italianización de Endesa es un proceso imparable. En un comunicado remitido a la CNMV, la compañía ha hecho saber que ha nombrado a un nuevo consejero: Luca Anderlini, profesor de la Universidad de Georgetown desde 2001, y de doble nacionalidad: italiana y norteamericana.

Con todo, el puesto del presidente, Borja Prado, continúa en el aire, así como el del Ceo en España, Andrea Brentan. Lo cierto es que cada día que pasa mandan menos.

El caso es que los italianos de Enel consideran que ya han exprimido al máximo a Endesa y que ya ha dado todo lo que podía dar de sí. Hablamos, sobre todo, de Enersis, a la que traspasaron los activos de Endesa para engordarla y venderla, con el fin de hacer frente a la gigantesca deuda de la propia Endesa.

Pero negocio, lo que es negocio, poco. Y menos todavía después de las últimas decisiones del Gobierno Rajoy para frenar el déficit de tarifa. A saber: el aumento de impuestos a las eléctricas y la menor remuneración de los costes extrapeninsulares, medida que afecta exclusivamente a Endesa, operador dominante en Baleares y Canarias.

El cabreo de Fulvio Conti (en la imagen) se lo pueden imaginar. Pero el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, lo ha dejado bien claro: es muy difícil negociar con una empresa que es un Gobierno. Para que nos entendamos: Endesa es de Enel y Enel es una empresa pública del Gobierno italiano. Claro que, después de esto, Conti ha decidido acelerar el proceso de italianización de la compañía, aunque todavía no se atreve a cambiar los rótulos de Endesa por los de Enel.

En esas, la empresa ha hecho saber que su plan industrial 2013-2017 incluye unas previsiones poco optimistas para sus mercados de Italia e Iberia. La eléctrica espera que 2017 su EBITDA sea igual que el obtenido en 2012, esto es, de 1.200 millones de euros.

Sea como fuere, Conti no se fía de la pugna que mantienen Prado y Brentan por la presidencia de la filial española. De hecho, quien realmente manda es su número dos y director financiero de la eléctrica, Luigi Ferraris.

Miriam Prat

[email protected]