• Los resultados del primer trimestre revelan un grupo al borde del abismo.
  • El pasivo supera los 5.500 millones de euros, y la deuda bancaria -tras los favores de las entidades  acreedoras- supera los 3.300 millones.
  • Y lo más grave, el humo: el fondo de comercio representa el 60% del activo.
  • El grupo perdió 8 millones de euros en el primer trimestre y subsiste gracias a Iberoamérica.
  • Y Telefónica se resiste a comprar Digital .
  • Eso sí, el Santander seguirá apoyando a Janli Cebrián e incluso entrará en el accionariado de PRISA. Bankia, Popular y Caixa se resisten.

El grupo PRISA perdió 8 millones de euros durante el primer trimestre del año. Ahora bien, el problema del mayor conglomerado multimedia de España es su deuda. A pesar del favor de la banca acreedora, que le concedió una moratoria que no habría concedido a ninguna otra empresa, lo cierto es que (ver página 14) el pasivo total del Imperio Polanco, supera los 5.500 millones de euros, de los cuales más de 3.300 son deuda bancaria.

Pero aún más grave que la deuda es el humo. El 60% de su activo es fondo de comercio. Puro humo. Si se pusiera a vender filiales, y tiene que hacerlo, las minusvalías pueden ser grandiosas

Y no sólo eso, sino que suma otros 1.167 millones en impuestos diferidos. Estando como está en pérdidas (8 millones de euros en el primer trimestre), precisaría el triple de beneficios para poder 'activar' esos impuestos. Y a ese ritmo liberaría impuestos en unos 150 años.

Eso sí, sobrevive gracias a Iberoamérica, que ya aporta el 80% del ebitda.

Por tanto, en un estado de quiebra técnica, PRISA sólo tiene la opción de vender. Lo más importante, la plataforma Digital , que aguanta firme. Posee un 56% y quiere colocársela a Telefónica, sólo que la operadora se resiste y prefiere hablar de acuerdos comerciales. Y sería un error vender la SER y El País, porque sería malvender.

Eso sí, Janli Cebrián (en la imagen, junto a Ignacio Polanco) sigue contando con el favor de los bancos. El Santander ha confirmado que incluso está dispuesto a capitalizar deuda, es decir, a entrar en el accionariado de PRISA. Popular, Bankia y Caixabank se resisten, pero no tendrán otro remedio si quiere, no ganar, pero sí demorar pérdidas.

Miriam Prat

[email protected]