Liberty quiere acelerar el desguace del antiguo Grupo Polanco pero no hay acuerdo con Berlusconi sobre la SER ni con Slim sobre El País

La técnica de desguace de Liberty, un grupo con ansias depredadoras, continúa en PRISA. Durante el primer trimestre del año, y a pesar de la aumento de abonados de Digital y de que El País mantiene el tipo gracias a las costosísimas promociones, el ebitda del primer trimestre se desplomó un 30% hasta los 100 millones. Y nadie sabe cuánto durarán los despidos en el Grupo, aunque diversos analistas barruntan que se alargarán hasta el primer trimestre de 2012.

Liberty tiene prisa por filetear la compañía, pero no se ha llegado a un acuerdo con Berlusconi para vender la SER ni a un pacto con el mexicano Calos Slim para colocarle El País, la gran aspiración de Juan Luis Cebrián. Mientras, Rubalcaba pide que la compañía mantenga el tipo en su áreas de influencia política -sobre todo los dos medios precitados, la cadena de emisoras y el diario- para contar con su apoyo en la próxima contienda electoral.

Miriam Prat
[email protected]