• Pero no fluirá el crédito hasta que no se sanee completamente el sistema bancario español.
  • Reconoce que las pymes tienen muy difícil su financiación, incluso las que obtienen beneficios.
  • Mientras, el coeficiente de solvencia de los bancos ha llegado al 11,6% en el primer trimestre del año, por encima del 8% exigido por Basilea.
  • Linde se equivoca: afirma que en el primer trimestre todos los bancos, incluso los ayudados, han obtenido beneficios. Catalunya Banc perdió más de 18 millones hasta marzo.

Luis María Linde (en la imagen) se ha sumado este jueves al movimiento 'brotes verdes', iniciado esta semana por el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, y seguido por el presidente del BBVA, Francisco González y el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante sus respectivas intervenciones en los cursos de verano de la UIMP. Esta vez, el foro ha sido el Congreso, donde ha ido el gobernador del Banco de España para presentar el informe anual de la institución. "La peor fase de esta segunda recesión ha quedado atrás", ha afirmado. "A finales de año o incluso a partir del tercer trimestre" se podrían ver tasas positivas de crecimiento.

Sin embargo, el crédito -considerado fundamental para fomentar la recuperación- no volverá a fluir con normalidad hasta que no se concluya el saneamiento del sistema bancario español, y eso, mucho nos tememos, no ocurrirá en el corto plazo.

Durante su comparecencia, Linde ha reconocido que las pymes tienen muy difícil el acceso a financiación, aunque sean solventes. "Sabemos que muchas pequeñas y medianas empresas, con buenos resultados y al día de sus obligaciones frente a los bancos, tienen dificultades para financiar incluso su capital circulante o solo pueden financiarlo a coste muy elevado", ha señalado.

Mientras esto ocurre, el sistema bancario español ha registrado un coeficiente de solvencia del 11,6%, por encima del mínimo 8% exigido por Basilea. Según Linde, los saneamientos de la banca española han sumado 87.000 millones de euros. En 2011 la cifra fue de 32.000 millones. Es decir, 119.000 millones de euros en dos años. Se dice pronto. Según el gobernador, este esfuerzo unido a la disminución del banca española permite ser optimistas: en el primer trimestre de 2013 se ha declarado un beneficio global de todos bancos de 4.000 millones de euros.

Pero Linde se equivoca al afirmar que todas las entidades, incluidas las que han recibido ayudas, han dado beneficios hasta marzo. Catalunya Banc cerró el primer trimestre con unas pérdidas de 18,45 millones de euros.

Pablo Ferrer

[email protected]