También destaca el recorte generalizado del gasto y la no revalorización de las pensionesEl proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013, los más austeros de toda la democracia, superará su último trámite este jueves, cuando sean aprobados de forma definitiva en el último pleno del Congreso este año gracias a la mayoría absoluta del PP y con el previsible rechazo del resto de formaciones. Solo UPN ha defendido las cuentas.

Y es que el déficit es la gran lucha del Gobierno. Y la previsión, tras la flexibilización concedida por la Unión Europea, es que en 2013 España llegue al 4,5, mientras que este año, debería cerrar con el 6,3% de déficit. Para ello, la gran partida es la del pago de los intereses de la deuda (38.589,55 millones), el recorte generalizado en las partidas de gasto y, finalmente, la no revalorización de las pensiones.

Durante su tramitación parlamentaria, el pasado mes de octubre, en el Congreso, se incorporaron
un centenar de enmiendas del Grupo Popular y siete propuestas de la oposición; mientras que en el Senado, las cuentas del Estado del año que viene han sufrido otros 80 cambios a cuenta del PP y dos modificaciones más a propuesta de otros grupos. Es decir, casi 200 modificaciones sobre el proyecto original del Gobierno, entregado en la Cámara baja el 29 de septiembre.

Por la inclusión de cambios a su paso por la Cámara alta, el Congreso ha tenido que debatir de nuevo la ley y ratificar esas modificaciones. Una vez se pronuncie el plenario, las cuentas quedarán aprobadas de forma definitiva, se publicarán en el BOE y entrarán en vigor el 1 de enero de 2013.

Según el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, estos presupuestos están pensados para "crecer" y "crear empleo" y son los "más sociales de la democracia". Claro que la oposición no opina lo mismo. Antes al contrario, los considera antisociales. Y es que nunca llueve a gusto de todos.

Andrés Velázquez
[email protected]