En plena crisis de mora, los banqueros españoles se muestran complacientes con los editores de ZP

 

Sin crédito para particulares y para pymes y durísimos con la morosidad, los bancos perdonan a PRISA y a Mediapro-La Sexta le otorgan carencia... ¡en pleno concurso de acreedores! Y eso que toda la estructura del grupo de los Migueles y de Roures depende de la resolución judicial de los derechos del fútbol. Es igual: PRISA tiene que hacer la campaña electoral de Rubalcaba y Mediapro la de ZP-Chacón.
Cuatro meses ha tardado Mediapro, accionistas de referencia de La Sexta, editor de Público y grupo mediático de cabecera del Zapaterismo, en aceptar el favor que le habían hecho los bancos acreedores por ser vos quien sois. Hispanidad ya lo anunció hace cuatro meses, y le valió las correspondientes rectificaciones de Jaume Roures, quien también nos llevó a los tribunales. Ahora, toda la trama contada en este diario electrónico se demuestra cierta.

Pues bien, si la banca refinanció la deuda de PRISA (pasivos totales por encima de los 6.000 millones de euros -un crédito próximo los 2.000 millones- (el de la absurda OPA sobre Sogecable) a Mediapro le han otorgado carencia de capital y de intereses durante 3 años. Luego, lo pagará todo de golpe.

Vamos que la banca española es durísima con los pequeños empresarios pero no con los grandes editores, especialmente con los progres, los más próximos al poder, con la prensa progre, cuya definición es crecer con deuda y luego no pagar las deudas porque nadie se atreve a embargarte.

Ojo, hablamos de deuda bancaria, porque en el caso de Mediapro-La Sexta, las deudas con acreedores son aún mayores y, sobre todo, queda pendiente la clave: los 135 millones de euros -contando intereses- que según resolución judicial Mediapro debe a PRISA -bueno, a Audiovisual Sport- por los derechos del fútbol.

No sólo los bancos han tratado al grupo mediático favorito de Zapatero y que más insulta a los cristianos (el 70% de los españoles se considera católico), sino que lo hace estando como están en suspensión de pagos. Esto dice el convenio: El principal pendiente de amortización ordinaria del Tramo A se amortizará bullet en la fecha en que se cumplan tres años desde la aprobación del Convenio de Acreedores de MEDIAPRODUCCIÓN, S.L.. Con desfachatez absoluta, el propio Jaume Roures, líder de Mediapro, asegura que presentaron concurso de acreedores por razones técnicas, exquisito eufemismo que quiere decir: así nos poníamos a resguardo de la demanda de PRISA, que, por el momento, en primera instancia, gana: Mediapro le adeuda 135 millones de euros por los derechos del fútbol.

Pero como son buenos chicos, el mismo concurso asegura que No obstante lo anterior, la Acreditada se compromete a negociar de buena fe con los Acreditantes un ajuste del calendario de repago del Tramo A en el supuesto de que se produzca una revocación total o parcial de la sentencia de fecha 15 de marzo de 2010 del Juzgado de Primera Instancia número 36 de los de Madrid en el procedimiento ordinario 1052/2007, y de conformidad con los términos que resulten de la sentencia de apelación.

¿Trataría la banca con tanta condescendencia a la familia asfixiada por la hipoteca de su casa? Mucho me temo que no. ¿Permite el Banco de España, que, en plena crisis demora, una entidad financiera ofrezca tan bonancibles condiciones a una panadería morosa? Me temo que tampoco.

Vamos, que la prensa progre tiene siete vidas. Crece con deuda, no paga las deudas y, además, siempre podrán utilizar el móvil político. En efecto, PRISA tiene que llevar a Rubalcaba (o a Javier Solana, si Felipe González y Zapatero llegaran a la ruptura total) a la Moncloa, y Mediapro-La Sexta tiene que apoyar a Zapatero y a su delfín para La Moncloa que, ahora mismo, es Carme Chacón. Y es que los socios de Roures, José Miguel Contreras y Miguel Barroso (aunque el esposo de Chacón no tenga acciones en el canal) tiene, además, otro problema financiero: La Sexta. Pero no se preocupen: nadie les va a embargar.

Eulogio López

[email protected]