• Una comisión conjunta PP-PSOE decidirá lo que los preferentistas deben perder por su inversión.
  • Trabajará con los mismos parámetros que los tribunales: quienes tenían cultura financiera y quiénes fueron engañados.
  • Lo malo es que Europa, que financia el rescate bancario, ya ha dejado claro que los inversores deben perder.
  • Pérdida que se estaba fijando en un 40%, aunque cada caso es diferente.
  • La bolsa de preferentistas alcanzó los 30.000 millones de euros. Solo en las entidades nacionalizadas, quedan 5.000 millones, la mayoría en Bankia (un 60% aproximadamente.

PP y PSOE han acordado la creación de una comisión para decidir cuánto debe perder cada inversor en participaciones preferentes. La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, presidirá dicha comisión. Curioso, porque la CNMV, entonces presidida por el socialista Julio Segura, es la principal responsable del desaguisado de las preferentes, unos títulos que sólo debieron colocarse entre inversores institucionales, no particulares.

En cualquier caso, los dos grandes partidos han asumido las funciones de los jueces. Hasta ahora, árbitros y magistrados eran los encargados de dirimir cuándo los inversores en preferentes tenían cultura financiera necesaria para entender lo que firmaban y cuando no la tenían y habían sido engañados por los directores de su sucursal.

En definitiva, los políticos se convierten en jueces. Estamos hablando de una bolsa de inversión que llegó a alcanzar los 30.000 millones de euros. Sólo en las entidades nacionalizadas quedan 5.000 millones, un 60% de ellos en Bankia. Además, habrá que ver lo que Europa dice de esta iniciativa singular, porque es Bruselas quien ha financiado el rescate bancario de esas entidades nacionalizadas y con una orden clara: los preferentistas deben perder.

Eulogio López

[email protected]