• Mario Draghi lo bautiza como "programa de compra de bonos". Y con condiciones.
  • Sin embargo, las presiones alemanas fuerzan a que se considere una medida extraordinaria.
  • En otras palabras, no se habla de eurobonos, ni tan siquiera a medio plazo.
  • Los tipos de interés siguen en el 0,75%.
  • La primera reacción del mercado fue ninguna: estaba descontado. Luego, remontó y se disparó.
  • En resumen, la prima de riesgo caerá pero el euro le seguirá saliendo caro a España.

Por fin, con varios meses de retraso que han doblado a la economía española, y con una lista de condiciones. El presidente del BCE, Mario Draghi (en la imagen) se ha decidido a comprar deuda de países periféricos bajo El nombre de "programa de compra de bonos".

Sin embargo, ese mínimo apoyo no se ha cuantificado y, además, Draghi expuso una retahíla de condiciones como moneda de cambio. Y no sólo eso, sino que las presiones alemanas han provocado que Draghi insista en que se trata de medidas transitorias. Pero no resulta especialmente preocupante: a Draghi nunca se le entiende nada. Sobre todo porque parece que países como Epsaña ya han aportado, y sufrido, las consecuencias.

Los tipos de interés en Eurolandia continuarán al 0,75%, mientras los mercados financieros apenas reaccionaban, lo tenáin descontado. Más tarde, sin emabrgo, en la recta final de la sesión, remontaron, en toda Europa, para cerrar el Eurostoxx50 camino de una subida del 3,5% y el Ibex35 por encima del 4,5%. Estaba claro que la actitud más norteamericana del BCE no sólo era necesaria para España e Italia sino que gusta a todo el continente.

En resumen, la prima de riesgo caerá pero el euro continuará saliendo muy caro a España. Y, desde luego, ni hablar de eurobonos, es decir, de una política monetaria única.

Miriam Prat

[email protected]