Albert Einstein no porfiaba para concluir complicadas ecuaciones, porque tenía adiestrado el cerebro. Para conservar joven nuestro cerebro debemos emplear quince minutos diarios a sumar, memorizar o leer, en voz alta.

Según una investigación elaborada por Ipsos, el 73 por ciento de los encuestados, acepta haber conversado con alguna persona y no poder recordar su nombre o haber olvidado un cumpleaños, onomástica o una cita. Las neuronas se producen en dos ráfagas: desde que nacemos hasta el año y medio, y sobre los doce años. El resto de nuestra existencia, cuando malogramos una neurona, no se recobra.

El juego "entrenamiento mental del profesor Kawashima", que se asienta en pruebas de rapidez mental, como operaciones matemáticas. El vídeo-juego ha tenido un gran renombre en Japón y son muchos los mortales, mayores de 45 años, que lo utilizan. Es un método fácil de entrenamiento.

Según el facultativo José Ramón Valdizán Usán, el elemento que más deteriora nuestro cerebro es el alcohol: "Acelera el proceso natural de destrucción de neuronas". Dos campañas publicitarias contra el consumo del alcohol ya las emitió televisión. La primera, lanzada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, bajo el lema "El Alcohol pasa Factura" y la segunda campaña, de La Fundación Alcohol y Sociedad, en colaboración con el Programa Conductor Alternativo, con el eslogan "si bebes, no conduzcas".

La publicidad debe aportar al consumidor una información donde se muestren las pautas de comportamiento a seguir. Se debe enseñar a consumir, exhibiendo los riesgos que asume la persona que ingiere bebidas etílicas

Clemente Ferrer 

[email protected]