Pese a todo, los pescadores españoles tienen decidido seguir acudiendo a faenar a la zona del conflictoEl ministro principal de ese anacronismo histórico que se llama Gibraltar, Fabian Picardo, vuelve por sus fueros: en la madrugada del miércoles, pescadores españoles de La Línea de la Concepción han vuelto a sufrir cierto "acoso" de las patrulleras de la Royal Police Gibraltar (RPG) cuando faenaban en las aguas cercanas al Peñón.

No obstante, los pescadores han explicado que el acoso no ha sido, "ni mucho menos, como en ocasiones anteriores". Pero creen que en los próximos días se puede "incrementar" la tensión en las aguas que rodean el Istmo, algo que ya esperaban. "Sabíamos que cuando se marchara el submarino (New Hamsphire) podrían empezar los problemas". Y así ha sido.

Pese a todo, los pescadores españoles tienen decidido seguir acudiendo a faenar a la zona del conflicto.

Y, pese a las palabras del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, quien ha asegurado hoy que España "no permanecerá pasiva" ante el hostigamiento a los pescadores españoles del gobierno de Gibraltar, de momento, fracaso del Ejecutivo español en la resolución de este problema. Las intenciones del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, pueden ser muy buenas. Pero, de momento, la tomadura de pelo de Picardo -tras romper un acuerdo recientemente firmado con los pescadores- está empezando a alcanzar niveles exasperantes.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]panidad.com