• Algunas entidades ya hablan de llevar al presidente de Pescanova a la vía penal.
  • El Popular no apoya ni a Carceller ni a Sousa pero pide explicaciones.
  • Y NCG Banco se mantiene a la expectativa pero, al igual que la Xunta, quiere que Carceller aclare su objetivo y su participación real.
  • El peligro: don Demetrio es socio de los alemanes de Oetker.
  • Lo cierto es que nadie entiende la actitud de Fernández de Sousa y eso está precipitando los acontecimientos.

El grupo de bancos acreedores de Pescanova se ha roto. Son cuatro los jefes de filas: Caixabank (200 millones), NCG Banco (150), Sabadell (150) y Popular (100). Pues bien, la actitud recalcitrante del presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, expedientado por la CNMV por no facilitar los estados contables reales de la compañía, ha hecho que los bancos estén ya pensando en la alternativa.

En concreto, los dos acreedores con sede en Cataluña, Caixabank y Sabadell ya no se recatan en pedir abiertamente un cambio en la Presidencia: Demetrio Carceller (en la imagen) por Fernández de Sousa. El Popular guarda silencio mientras la propia Xunta de Galicia, que preside Núñez Feijóo, no entiende la actitud oscurantista de Sousa y ya no le defiende con ahínco. NCG Banco se mantiene a la expectativa y a la espera de que Feijóo decida qué hacer. Y es que el PP gallego no se fía de un Demetrio Carceller, socio de los alemanes de Oetker, competidor directo de Pescanova. No olvidemos que 10.000 familias gallegas dependen de la empresa que, por otra parte, está en beneficios.

Pero los bancos insisten en que las cuentas no están claras y que la negativa de Sousa a proporcionar información sólo se explica si tiene algo que esconder. Por ejemplo, evasión de capitales a través de sus filiales en el exterior. Por eso, algunos acreedores ya hablan de abrir la vía penal.

Pero, por el momento, son meras sospechas. Lo absurdo es que una empresa en beneficios, líder mundial en su sector y con un producto de calidad, reconocido, caiga por una crisis de liquidez.

Se precipitan los acontecimientos pero también las sospechas sobre la alternativa Carceller. Primero porque el consejero de DISA también debería aclarar a qué está jugando con la deuda de Pescanova que cotiza en el secundario con fuerte descuento.

Eulogio López

[email protected]