• Todavía no se sabe quiénes son los secuestradores, aunque todo apunta a los rebeldes, controlados por los yihadistas. 
  • La Archidiócesis de Aleppo pide a las iglesias de cualquier confesión y a los gobiernos de todo el mundo que ejerzan presión y reclamen la puesta en libertad de los secuestrados.
  • Por su parte, el Patriarca de la Iglesia greco-católica melquita de Siria afirma que desde que comenzó el conflicto sirio hasta 400.000 cristianos han huido del país o han sido desplazados.
  • Y que desde comienzos de 2011, más de 1.000 cristianos han sido asesinados y más de 40 iglesias y otros centros cristianos han resultado dañados o destruidos.
  • Por todo ello, ha hecho un llamamiento "urgente" a la paz en Siria.
La fundación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada ha informado de que dos obispos sirios han sido secuestrados en la tarde de ayer lunes cuando iban de camino a Aleppo, procedentes de la frontera con Turquía.

El obispo Yohanna Ibrahim (en la imagen) de la Archidiócesis de Aleppo de la Iglesia Ortodoxa Siria se había desplazado a la frontera para acompañar de vuelta al obispo greco-ortodoxo Boulos Yazasij, de la misma ciudad. Ambos viajaban en un coche que fue interceptado por un grupo de hombres armados, que han asesinado al conductor del vehículo.  
 
Así ha informado la Archidiócesis de Aleppo, a través de un comunicado oficial, a Ayuda a la Iglesia Necesitada. Añaden que están haciendo todo lo posible por liberar a los obispos, pero hasta ahora "ha sido imposible contactar con ellos o con los secuestradores".
 
En el comunicado se hace un llamamiento a las iglesias de cualquier confesión y a los gobiernos de todo el mundo para que ejerzan presión y pidan la puesta en libertad de los secuestrados. Ambos prelados estaban llevando a cabo labores humanitarias con el fin de poder liberar a otros dos sacerdotes que se encuentran desaparecidos desde hace meses. También se piden oraciones por la pronta liberación de los obispos.

Se desconoce la autoría del secuestro, aunque todo apunta a los rebeldes sirios, controlados por los yihadistas o fundamentalistas islámicos. De hecho, también en declaraciones a AIN, el Patriarca de la Iglesia greco-católica melquita de Siria, Gregorios III Laham, alertaba de que el conflicto en Siria "ha segado la vida de miles y miles de personas, tanto civiles como militares" y ha provocado que unos 400.000 cristianos sirios hayan huido del país o hayan quedado desplazados. Asimismo, recuerda que, desde comienzos de 2011, más de 1.000 cristianos han sido asesinados y más de 40 iglesias y otros centros cristianos han resultado dañados o destruidos.

Además, asegura que los cristianos corren "especial peligro ante los ataques de los extremistas" pues "toda Siria se ha convertido en un campo de batalla". "El futuro de los cristianos en Siria está amenazado no por los musulmanes, sino por el caos y por la infiltración de incontrolables grupos fanáticos y fundamentalistas", explica.

El Patriarca apunta en el comunicado que las amenazas al cristianismo en Siria tienen "amplias consecuencias" ya que durante décadas, el país había proporcionado un refugio a los fieles cristianos procedentes del Líbano, de Irak y de otros lugares. No obstante, señala que el conflicto también representa "una grave amenaza para los musulmanes", por enfrentar una tradición islámica contra otra. "Nos preguntamos si no existe otra manera de hablar o de actuar que la guerra, las armas, la violencia, el odio y la venganza", añade, al tiempo que reclama una solución "urgentemente".

Por todo ello, Gregorios III Laham, ha hecho una llamada "urgente" a la paz en Siria donde ha advertido de que "no queda ningún lugar seguro" y para ello, llama "a la acción" a los líderes de las naciones árabes, de Europa, de los países americanos, a las organizaciones mundiales y a los Premios Nobel de la Paz. "Estamos seguros de que, a pesar de nuestros problemas, todos los sirios -Gobierno, partidos políticos, musulmanes sunitas y chiítas, alavíes, cristianos y drusos- somos capaces de entablar un diálogo", subraya en un comunicado enviado a AIN.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]