El artículo. Y el mérito, corresponde a Jorge Soley. No sabía yo cómo protestaban los franceses contra el gaymonio. Ahora sé que son un ejemplo para todos.

No sólo eso, ha quedado claro que hay quien todavía cree en un progresismo con pacifismo, es decir, que anda un poco mal de la vista.

Por cierto, cuando finalicen la lectura piensen en cómo han tratado los medios españoles, sobre la maravillosa televisión pública del PP, esta oposición popular a la sodomía legalizada.

Los que se oponían eran ultras que causaban altercados, poco menos que terroristas o profesionales de la violencia. Por contra, los mentores de la legalización del homomonio, los que se han impuesto, también con la violencia policial, eran los luchadores por la libertad, gente tolerante. Y, no obstante, François Hollande (en la imagen) me resulta ahora patético,

No se pierdan esta joya. Se aprende mucho.

Eulogio López

[email protected]