• En teoría la excarcelación de Inés del Río puede terminar en la excarcelación de contados etarras.
  • Pero lo cierto es que la sentencia de Estrasburgo culminaría en una amnistía a los terroristas y otros delincuentes.
  • Para el ex etarra Otegi los catalanes se han convertido en el ejemplo a seguir.
  • Y Rajoy recibirá a las víctimas para enmendar su lamentable "llueve mucho".

Ya hemos dicho en Hispanidad que los dos principales responsables del crecimiento político exponencial de los proetarras son Zapatero, empeñado en pasar a la historia como el pacificador de Euskadi y el ex presidente del Tribunal Constitucional, de triste recuerdo y feliz jubilación, Pascual Sala, quien legalizó a los proetarras y les permitió entrar en el juego electoral.

A Rajoy le ha cogido la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos con el pie cambiado. En una de sus meteduras de pata más inoportunas, su reacción ante las preguntas de los periodistas fue aquella de "Hoy llueve mucho". Muy gracioso, señor presidente. De hecho, tras su formidable comentario se ha apresurado a recibir a las víctimas, que son las más humilladas por la excarcelación de la etarra Inés del Río.    

Pero ahora, lo que más teme el Gobierno es que el efecto expansivo de la doctrina Parot se convierta en una amnistía de terroristas y otros delincuentes.

Sobre todo, lo que ahora se teme es que, con un mundillo terrorista crecido, Arnaldo Otegi (en la imagen) salga de prisión a lo Nelson Mandela -no, no lo es- y el ex terrorista se convierta en el Artur Mas -con su estilo particular, claro está- que inicie el proceso secesionista vasco y fuerza al PNV a 'buscar las esencias'. Por lo pacífico, claro, pero en la misma dirección y con los mismos mimbres. Tendríamos dos problemas, de corte cantonalista, por el precio de uno.

Lo cierto es que el librepensador Otegi está encantado con el proceso catalán.

Eulogio López

[email protected]