Como no creo en las maldiciones, la maldición del paro en España debe tener alguna explicación regional. Insisto: no es normal que Reino Unido, cuyo crecimiento económico es tan débil como el de España, tenga un paro que no alcanza el 8% mientras aquí agonizamos con un 26%. ¿Dónde está el problema

Ni tan siquiera la economía sumergida puede explicar el desastre de los 6 millones de parados.

Además, si hay economía sumergida es por uno de los puntos de la maldición: los altos impuestos laborales vigentes en España... 'quod erat demonstrandum'. Gran Bretaña implantó hace dos décadas un despido casi libre y unos impuestos laborales bajos, compensados con una subida del IVA que, en efecto, ha convertido, por ejemplo a Londres, en una de las capitales más caras del mundo.

Claro, nada es gratis. Pero mejor tener ingresos, aunque no puedas acceder a determinados artículos, que no tener ingreso alguno y no poder acceder a ninguno.

Está claro que debemos imitar a los británicos que desde Thatcher hasta aquí han seguido la misma línea: "despido libre, impuestos bajos salarios dignos". También insisto: el salario medio británico más que duplica el español y el salario mínimo francés más que duplica el nuestro. Reduciendo salarios no se crea empleo. Sobre todo, reduciendo el salario mínimo, porque ninguna familia puede vivir con 641 euros al mes y tiene que echar mano de la chapuza, es decir, de la economía sumergida.

En el entretanto, un Gobierno Rajoy que ha fracasado en la creación de empleo no puede permitirse el lujo de salir a la palestra con la chulería con la que lo ha hecho el portavoz parlamentario de empleo del PP, Rafael Merino (en la imagen). Sí, Zapatero tiene culpa del paro porque dejó España hecha unos zorros, pero ustedes, señores peperos, deberían ser más humildes, porque no son los dirigentes populares los que sufren el paro. Y no me vale la justificación de que la demagoga portavoz socialista, Soraya Rodríguez, un canto a la demagogia, prorrumpa en majaderías. Todos sabemos lo que podemos esperar de doña Soraya. Pero ahora quien gobierna es el PP.

Eulogio López

[email protected]