La empresa pública cerró 2011 con los peores datos de su historia y con un déficit de 110 millones de euros

-Según ella misma declaró a finales de mayo, la histórica empresa "no vale nada".

 

Ángeles Alarcó, presidenta de Paradores Nacionales, ha señalado este martes que en la cadena hotelera pública formada por 93 paradores, se aplicarán "cierres parciales" en algunos establecimiento, pero no totales. Sus declaraciones se han producido en respuesta a la concentración convocada por CC.OO y UGT ante la sede de la empresa. Según señalan los sindicatos se pretende reducir en un 15% los costes de personal de la compañía durante los próximos tres años.
 

La empresa, cuyos orígenes se remontan a 1928, durante el reinado de Alfonso XIII, cuando el Marqués de la Vega Inclán crea el primer parador nacional -el de Gredos-, no atraviesa por un momento muy boyante. Acumula un déficit de 110 millones de euros. De los 93 establecimientos, 23 de ellos, esto es, aproximadamente el 25% del total, acumularon pérdidas durante el último ejercicio.
 

Pero ahí no termina la cosa. Para 2012 están previstos números rojos por valor de 25,5 millones de euros, según figura en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentado por el Gobierno. Alarcó ha expresado su malestar ante la convocatoria de una manifestación por parte de los sindicatos, en plena negociación del convenio. En fechas previas a las elecciones el PP afirmó que una eventual privatización de paradores reportaría al Estado 2.000 millones de euros.

Alarcó, elegida presidenta de la empresa el pasado mes de febrero, sorprendió a propios y extraños cuando a finales de mayo, en relación con una posible privatización, afirmó que "Paradores no vale nada", una frase inaudita en ningún presidente de compañía alguna, pública o privada, por mucho que, como manifestó, no hubiera inversores interesados.

Algo debe de valer cuando Juan José Hidalgo, presidente de Globalia se ofreció, en presencia del ministro Soria, hace tan sólo unos días, a hacerse cargo de Paradores: "Le cambiaba la cuenta de resultados", fueron sus palabras.

Sara Olivo
[email protected]