«La ''piratería'' es, para Juego de tronos, mejor que un premio Emmy», según el consejero delegado de Time Warner, Jeff Wewkes. Las descargas ilegales le han dado a esta sanguinaria serie una publicidad gratuita excelente.

En Estados Unidos este modo de actuar se ha convertido en una meta que cuenta con la complicidad de algunos ejecutivos de algunos canales de televisión. La cadena estadounidense Showtime vivió su particular caso, cuando se filtró el primer capítulo de la tercera temporada de Homeland. En pocas horas fue pirateado por 100.000 usuarios a través del portal de internet de intercambio de archivos, BitTorrent.

En 2013 se aprobó una nueva ley antipiratería, las cadenas de televisión españolas no son ajenas a esta realidad, que afecta especialmente a las series que sólo se pueden ver a través de plataformas digitales. Desde hace algún tiempo, muchos de estos canales vienen anunciando los estrenos de las series más deseadas por los espectadores con la promesa de que se podrán ver casi simultáneamente, en su primera emisión, en España y Estados Unidos.

Fue ejemplar la estrategia de Fox España. El final de House se pudo ver en nuestro país al mismo tiempo que en Estados Unidos. Este modo de actuar ha tenido su continuidad con Revenge y Anatomía de Grey.

Para las cadenas supone un esfuerzo añadido, ya que, además de pedir los permisos correspondientes a la matriz estadounidense, hay un coste en el proceso del rotulado de la versión original subtitulada o en el doblaje de la serie. Sin embargo, compensa puesto que es una forma eficaz de fidelizar a la audiencia. Y lo más importante: es un medio efectivo para detener la piratería. En el caso de The Walking Dead se consiguió minimizar las descargas P2P en España.

Es evidente que el futuro pasa por la capacidad de reflejos de los canales televisivos para ofrecer los estrenos de las series con la máxima inmediatez (Fuente: La Razón).

Clemente Ferrer
[email protected]