Panrico, los chicos del donuts, ha anunciado a sus 4.000 trabajadores que no puede pagarles su sueldo porque tiene que pagar a los proveedores.

Dice la Biblia: "No retengas ni una noche el jornal de tu obrero" (Tobías, 4, 14). Miren ustedes, si los donuts y demás productos de Panrico no dan para pagar a proveedores, trabajadores y acreedores hay que cerrar donuts, total o parcialmente.

Lo que no se puede hacer es no pagar al eslabón más débil de la cadena, el que vive de su sueldo.

Entre otras cosas porque, si no hay dinero para pagar los sueldos hoy, tampoco los habrá para pagar mañana. La economía ética es la economía más práctica de todas.

Eulogio López

[email protected]