• El laudo de Montalvo echa por tierra las exigencias del sindicato de pilotos de Iberia.
  • Por una parte, declara legal el lanzamiento de la low cost Iberia Exprés.
  • Y por otra, obliga a los pilotos de la matriz a trabajar más y cobrar menos.
  • Queda por saber si la aerolínea retirará la demanda contra el sindicato y si readmitirá a los expulsados.
  • Los pilotos afectados se podrían enfrentar a indemnizaciones millonarias: la empresa perdió 50 millones de euros por culpa de los paros.

Aunque al cierre de estas líneas todavía no se conocía el laudo de obligatorio cumplimiento, sí se han conocido algunas líneas básicas del documento.

El sindicato de pilotos de Iberia (SEPLA), comandado por Justo Peral (en la imagen), ha sufrido un duro golpe, el que le ha dado el laudo emitido por Jaime Montalvo, designado por el Gobierno para solucionar definitivamente el conflicto por la creación de Iberia Exprés.

El documento supone un revés importante para Peral y compañía: por una parte, declara legal la creación de Iberia Exprés -origen del conflicto- y, por otra, obliga a los pilotos de la matriz, es decir, de Iberia, a trabajar más cobrando menos.

Vamos con la segunda parte. Ahora mismo, el sueldo medio de un piloto de Iberia está en torno a los 200.000 euros brutos al año, que son unos 10.000 euros mensuales libres de impuestos. Pues bien, el laudo establece una rebaja salarial escalonada -de hasta un 10%- para los sueldos más alto, que en algunos casos superan los 250.000 euros brutos anuales.

¿Y para los pilotos de Iberia Exprés? El texto señala que estos profesionales, que tendrán que ser contratados al margen de la matriz, cobren alrededor de 40.000 euros brutos al año. También ha dictado que los segundos de Iberia puedan ascender a comandantes para prestar servicios en la filial de bajo coste, de manera temporal. Y más: los pilotos de Exprés podrán pasar después a la matriz como comandantes o como segundos. Como se ve, en ningún momento se plantea el traspaso de pilotos de Iberia a Iberia Exprés bajo las condiciones de ésta última.

Lo que sí se establece el laudo es la necesidad de aumentar la productividad de la compañía, tanto por parte de los directivos como de los tripulantes. O sea, que los pilotos podrían verse obligados a aumentar el número de horas que trabajan al mes.

La incógnita es saber si finalmente la compañía retirará la demanda contra el SEPLA -demanda que quedó paralizada en el momento en que se inició el laudo de obligado cumplimiento- y si readmitirá a los ocho pilotos despedidos. El caso es que los huelguistas se podrían enfrentar a indemnizaciones millonarias, que tendrían que pagar de su propio bolsillo. ¿De cuánto dinero estamos hablando? No se sabe, pero la compañía ha cifrado en 50 millones de euros las pérdidas ocasionadas por los paros, amén de otros daños colaterales como la pérdida de clientes por falta de confianza en la aerolínea.

Miriam Prat

[email protected]