El espacio presentado por Pablo Motos finiquitó su segunda temporada en Antena 3, como programa líder de las televisiones comerciales en su franja horaria con una cuota media de pantalla de 11,3%. La serie de programas ha abusado del lenguaje soez y de innecesarias alusiones a temas sexuales.

Bradley Cooper, Miguel Bosé, Antonio Banderas, Alejandro Sanz, Víctor Valdés, Hugo Silva, Raphael, Dani Martín y Mario Casas serán algunos de los participantes en El Hormiguero 3.0.

 

Este programa intentará dar voz a jóvenes talentos de la música, aún desconocidos, y que solo necesitan un escenario en el que puedan demostrar su talento. Para ello, contarán con dos colaboradores especiales, dos grandes del mundo de la música: Miguel Bosé y Alejandro Sanz.

También acudirá al plató uno de los mayores expertos del mundo en la investigación del cerebro, el neurólogo, Álvaro Pascual Leone. Profesor en la Universidad de Harvard. Con él, se vivirán los experimentos más recientes que se han realizado con el cerebro. ¿Se puede cambiar la voluntad de una persona con la electroestimulación

Por otra parte, hace unos meses "El Hormiguero" rodó en Londres un programa especial con Will Smith y su hijo Jaden. Para ello, se reedificó, en la capital inglesa, un plató idéntico al de Madrid y se trasladó a todo el equipo técnico, artístico y científico. Una vivencia con la que se alcanzó una audiencia del 17,9% de la cuota de pantalla y más de 3 millones de televidentes.

A lo largo de este año, algunas de las principales capitales europeas serán sede efímera de "El Hormiguero". Un programa viajero que, probablemente, acabe cruzando las fronteras europeas para vislumbrar nuevos destinos.

Por último, después de un implacable casting con madres de todo el universo, Pablo Motos ha seleccionado a la suya "La Amelia". Ella ha consentido sólo para que su hijo la llame todas las semanas. Ejercerá de jueza y consejera. Esperemos que sepa asesorarle, como la recordada madre de Pedro Almodovar, que afirmaba sin rubor que las primeras películas de su hijo eran una cochinada, y que sólo le gustaban las últimas.

Clemente Ferrer
c
[email protected]