Gol por la escuadra. Hasta Duran i Lleida (en la imagen), que no es un cualquiera (sigue siendo el líder de UDC), reconoce que es un error de que su partido no presente una enmienda a la totalidad a la ley de derechos gays, lesbianas, bisexuales, transexuales.

El objetivo teórico de esa ley catalana es evitar su discriminación social, pero servirá más a la propaganda insaciable a favor de un colectivo. Lamentable. Hasta el propio Duran lo admite en su carta semanal: "Tiene más de promoción que de no discriminación de los colectivos afectados". Y efectivamente, como también reconoce, hay colectivos que estan mucho más discriminados por los que nadie se inmuta (por la raza, por ejemplo). Ya saben lo más perverso en estas cosas: los "contenidos inaceptables", que introducirá en los ámbitos educativo y familiar.

Hispanidad

[email protected]

.