• La actitud "montaraz" de Artur Mas fagocita al sector del PP partidario de un acuerdo con Cataluña.
  • Oído en Unión: "Mas no debe pactar con ERC".
  • Oído en Convergencia: "Es Madrid quien nos fuerza a ello".
  • Los empresarios catalanes empiezan a cansarse... de unos y de otros.
  • Y en la red comienza la campaña navideña contra los productos catalanes.

"Los catalanes estamos hartos de política", confiesa un banquero de aquella zona. Vamos, que están tan cansados de Mariano Rajoy como de Artur Mas (ambos en la imagen).

A lo mejor lo están más en un futuro próximo, porque ya ha empezado en Internet la campaña navideña contra el consumo de productos catalanes.

Y sobre todo, porque Mariano Rajoy ya no espera más. Ha dado orden de cortar cualquier contacto con los nacionalistas catalanes de cara a alcanzar un acuerdo sobre pacto fiscal. Como ya hemos informado, las condiciones eran dos: el reconocimiento por parte de Artur Mas de que se acababan las reivindicaciones autonómicas y de que se renunciaba al referéndum... o a cualquier referéndum que sonara a secesión.

Pero entonces llegó el coqueteo con los secesionistas de ERC que parece que puede llegar a buen puerto. Los democristianos de Unió tratan de evitarlo, pero los convergentes aseguran que Madrid no le ha dejado a Mas otra solución.

Y ahí es cuando Rajoy deja de escuchar al sector de su partido y de su Gobierno, partidario de un acuerdo con los catalanes -especialmente al ministro Margallo- y se echa en manos de Soraya Sáenz de Santamaría y de Dolores de Cospedal, representantes de la línea dura con los catalanes.

Hoy las relaciones entre Rajoy y Mas están peor que nunca.

Miriam Prat

[email protected]