• Almunia alertó en diciembre sobre los "riesgos de una concentración en el mercado de la telefonía móvil".
  • Por lo demás, las grandes del sector en Europa juegan a disminuir el número de operadores.
  • Según Teliasonera, propietaria del 76,6% de Yoigo, ambas operadoras estaban dispuestas a desembolsar los 1.000 millones de euros que pedía.
  • Tras la negativa, el grupo sueco de telecomunicaciones seguirá con el desarrollo de su filial española.

En diciembre, Yoigo alcanzó los 3,7 millones de clientes y gracias a su pequeña estructura -apenas cuenta con un centenar de empleados- la convierte en una perita en dulce dentro del sector. Por eso, tanto Orange como Vodafone habían mostrado su interés por comprarla. ¿Problema Su precio: 1.000 millones de euros.

Aunque pueda ser el 'precio de mercado', es una cantidad muy elevada, sobre todo si tenemos en cuenta la situación actual del sector en nuestro país. Para que se hagan una idea, 1.000 millones de euros es lo que van a co-invertir Orange y Vodafone para desplegar fibra óptica en España en los próximos cuatro años.

Aún así, según Teliasonera, ambas operadoras estaban dispuestas a desembolsar el dinero. Sin embargo, ahora han puesto como excusa que Competencia les puede enmendar la operación. De hecho, ya en diciembre, el vicepresidente y comisario Europeo de Competencia, Joaquín Almunia, alertó de los "riesgos que plantea una mayor concentración en el mercado de la telefonía móvil".

El futuro de Yoigo continúa, pues, en manos del grupo sueco, que ya ha anunciado que seguirá con el desarrollo de su filial. "Todavía nos queda mucha guerra que dar en el mercado español", declaró en noviembre el consejero delegado de Yoigo, Eduardo Taulet (en la imagen).

Pablo Ferrer

[email protected]